martes, 27 de octubre de 2009

ni está ni se le espera

Lo desconocía...ahora resulta que según la directiva europea 2005/29/EC, relativa a las prácticas comerciales desleales, los sanadores, curanderos, adivinos, echadores de cartas, médiums y demás vendedores de supuestos servicios psíquicos o paranormales, deberán advertir previamente a sus clientes de que sus prácticas no tienen aval científico alguno y deben ser tomadas como un simple entretenimiento...
y además, en caso de conflicto, se permitirá que los tribunales les exijan que sean ellos quienes demuestren que poseen los poderes, facultades y habilidades que ofrecen, en lugar de ser sus víctimas quienes se vean obligadas a demostran que han sido objeto de un fraude...ja!
Y ésto se puso en marcha en 2008...desconozco si ya está en vigor o si debe pasar algún trámite...aunque mucho me temo que estos sujetos aprovechados de la desesperación de muchas personas en algunos casos y de la superstición innata del ser humano, no estén por la labor de advertir que se trata de una diversión antes de recetarle cualquier brebaje inútil a algún enfermo cansado de recorrer consultas de médicos, hospitales, hacerse pruebas, seguir tratamientos...y no mejorar...
Brujos, magos, videntes...han estado toda la historia presentes en cualquier tipo de sociedades y siempre cerca del poder...su sugestión supera la incultura que a veces se achaca a sus "clientes"...desesperación es la palabra que mejor define el chollo de estos tipejos...aunque habrá de todo, no todo serán listillos...algunos seguro que están tan flipados como aparentan...
Pero lo entiendo...he visto la sugestión que producen estos fenómenos...ese efecto placebo que seguro que en ocasiones ha sanado a algún enfermo debido a que, según las autoridades sanitarias (que nunca he sabido quienes son), la mayoría de las enfermedades tienen un alto componente psicosomático...
Y digo que lo entiendo porque en la "mili" (si, soy de los que todavía hizo la mili)...bueno, el caso es que como nos pasábamos el día sin hacer nada y tras leer algunas novelas, decidí leer un manual sobre el tarot...bueno leer...a cada párrafo subía mi indignación...pero lo terminé, aunque no retuve nada por voluntad propia...pero el caso es que mis compañeros sabían que me lo había leído...y algunos creían en ello...y enseguida "Ximo, léeme la mano"...o échame las cartas, da igual...yo les seguí el juego y tal y como levantaba las cartas me inventaba lo que creía más absurdo e increíble y lo soltaba pero con semblante serio...¡¡¡y se iban convencidos!!!...les advertí posteriormente que todo era mentira y me costó convencerles...
Aunque sobre estas cosas hay mucho que escribir, que contar...poco a poco...otro día retomaré el tema ya que en verdad debo reconocer que he vivido algún episodio relacionado con este mundillo...y no tengo explicación para lo que ví...hechos que no me han contado...los he vivido...
Aún así, no pondría mi vida en manos de estos payasos (si según la directiva europea se trata de un entretenimiento, no se trata de ningún menosprecio)...

0 comentarios :

Publicar un comentario