martes, 15 de noviembre de 2011

Las conquistas sociales de la era Zapatero, en el aire


Por Emma Pinedo

El futuro de los logros sociales impulsados por el Gobierno socialista los últimos años está sumido en la incertidumbre ante las inminentes elecciones del 20 de noviembre, ya sea por motivos económicos o por cuestiones ideológicas del Partido Popular, la formación que se perfila como ganadora.

En un momento de profunda crisis económica que está planteando un auténtico desafío incluso para mantener las conquistas sociales afianzadas en las últimas décadas, el legado progresista del presidente José Luis Rodríguez Zapatero no parece tener asegurada su continuidad.
Antes de que España fuera engullida por la recesión, Zapatero introdujo el matrimonio homosexual, reformó la ley del aborto y creó la ley de dependencia, entre otras medidas.

"La crisis está tapando todo el debate sobre los temas más cívicos. El PP va a empezar (a cambiar) la educación para la ciudadanía, va a seguir por el matrimonio homosexual, va a cambiar la ley del aborto y la ley de dependencia la va a dejar morir poco a poco", pronosticó a Reuters Fermín Bouza, sociólogo de la Universidad Complutense.

Otros avances sociales de los últimos años han sido barridos por la profunda crisis económica que ha dejado cinco millones de parados, como la ayuda de 2.500 euros para fomentar la natalidad, o los 400 euros de reducción del IRPF para impulsar el consumo, eliminados para contener un déficit desbocado.

"Los nuevos derechos sociales fueron propuestos y llevados a cabo en periodos de bonanza, cuando las grandes líneas de política económica y la situación del déficit público quedaron soslayadas por el atractivo de esa nueva generación de derechos", explicó Lorenzo Navarrete, decano del Colegio de Politólogos y Sociólogos de Madrid.

"Ahora es el escenario inverso: La atención del PP y otros partidos de centroderecha como CiU y PNV estará dirigida a reformar el empleo, el sistema de salud, la educación y pensiones. La realidad se impone. En época de bonanza se legislan leyes más progresistas, ahora se retrocede en derechos ya alcanzados en una generación anterior", agregó.

La ley de dependencia, considerada el "cuarto pilar" del Estado de Bienestar (además de la sanidad, la educación y las pensiones) y necesitada de un gran desembolso económico, es una de las normas cuya reforma incluye el programa del PP, a quien las encuestas otorgan una holgada mayoría, que incluso puede ser absoluta, en el próximo parlamento.

El Partido Popular dice en su programa electoral que la norma, creada para ayudar en el cuidado de ancianos y personas dependientes, ha defraudado las expectativas y "no existe un modelo de financiación suficiente y sostenible de estos servicios y prestaciones", pero no concreta cómo hacerlos viables.

La ley de dependencia ha tenido una andadura llena de baches y no ha sido completamente desarrollada por las comunidades autónomas, en parte debido a su alto coste.
Desde su aprobación en 2007, el Estado ha invertido 5.390 millones de euros a este fin - las comunidades debían contribuir con una cifra similar - según datos facilitados por el Ministerio de Sanidad.

Pero a 1 de noviembre de 2011, un total de 1.467.317 personas a las que se les había concedido el derecho a percibir una prestación aún no tenían asignado el tipo y por tanto no cobran nada, frente al 1.207.773 que sí están cobrando una prestación que varía en función del grado de dependencia, según datos del Imserso.

ABORTO: CAMBIOS PARA LAS MENORES
Si el tema económico primará en la reforma de la ley de dependencia, en el futuro de la nueva ley del aborto y la legislación que permitió los matrimonios entre personas del mismo sexo pesarán connotaciones más ideológicas.
Ambas están pendientes de un recurso ante el Tribunal Constitucional que presentó el PP tras su entrada en vigor en 2005 y 2010, respectivamente, y un portavoz del Alto Tribunal dijo que los dos asuntos están "pendientes de deliberación", sin que exista una fecha prevista para su resolución.

Pese a la incertidumbre legal, uno de los dos asuntos sí parece que será modificado. El candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha comprometido a eliminar la posibilidad de que menores de 16 y 17 años puedan abortar sin consentimiento paterno.
"No es aceptable ni comprensible porque cualquier padre quiere opinar y dar apoyo y consejo a su hija en una situación tan complicada y dramática como esa", dijo Rajoy en una entrevista reciente.

Además, en su programa electoral, el PP dice que cambiará la ley "para reforzar la protección del derecho a la vida", pero no especifica cómo.
Santiago Barambio, presidente de la asociación de clínicas abortistas Acai, cree que el PP no modificará lo fundamental de la ley - que permite abortar libremente hasta la semana 14 - porque supondría una involución respecto a la legislación que impera en Europa.
"No creo que el PP quiera meterse en un follón como ese (reformar la ley del aborto). Fueron tres años de trabajos, gente en la calle para defender una idea y la contraria", dijo a Reuters, mencionando el tema de las menores como un posible gesto para contentar al sector más conservador del PP.

"Otra cosa que puede cambiar, por la situación económica, es que el aborto salga de la cartera de servicios de la sanidad pública. En algunos sitios no están pagando amparándose en la crisis económica. Sería una medida más económica que política. Pero todo esto es elucubrar", explicó.
Sin embargo, desde sectores provida sí se espera que Rajoy - cuyo partido participó en las manifestaciones contrarias a la reforma - devuelva la norma a su versión de 1985, cuando sólo había tres supuestos en los que se permitía abortar en España, según Ignacio Arsuaga, presidente de la agrupación Hazte Oír. Y tienen un pronóstico: o acomete esta y otras reformas pronto o no lo hará.

"El Gobierno se va a centrar en la economía y es lo lógico porque en economía hay una urgencia ahora mismo, pero estas leyes (sociales) las tiene que cambiar antes del verano de 2012, si no lo hace en esos meses ya no lo hace. En la segunda parte de la legislatura, el PP puede pensar que puede tener un coste político", declaró Arsuaga.

MATRIMONIO GAY, A LA ESPERA DEL TC
De momento, el futuro del matrimonio homosexual, al que se han acogido casi 20.000 parejas desde julio de 2005, parece estar en manos del Constitucional.
El líder 'popular' - que en un principio se opuso a la norma pero sólo por una cuestión nominal porque abogaba por denominarlas "uniones" y no matrimonios" - no menciona en su programa electoral este punto y públicamente se ha remitido a la decisión judicial.

"Veo complicado que la derogue, pero existe la posibilidad. (...) Esperará a la decisión del Tribunal Constitucional, a que éste la derogue y asuma el coste político", agregó Arsuaga.
No obstante, un hipotético cambio de nomenclatura no tendría implicaciones jurídicas, porque sólo se ha recurrido la denominación, no los derechos que han adquirido, según Lucrecio Rebollo, experto en Derecho Constitucional de la UNED.

Rajoy, cuyo poder en el PP ha quedado consolidado ante sus perspectivas electorales, podría afrontar presiones del ala dura del partido para llevar a cabo reformas contundentes en estos temas candentes.

"Mucha gente que se dispone a votar al Partido Popular (...) espera que el nuevo Ejecutivo y la nueva mayoría absoluta hayan aprendido la lección y empleen los primeros cien días en La Moncloa para suprimir la asignatura de Educación para la Ciudadanía, derogar las leyes del aborto y del matrimonio homosexual, eliminar el Impuesto de Patrimonio (...)", expresó recientemente en su blog el eurodiputado del PP Alejo Vidal Quadras a principios de noviembre.

2 comentarios :

  1. Gobernar es administrar correctamente el dinero y los recursos que no son de uno. Y que difícil resulta. Para mantener el estado del bienestar se necesitan recursos suficientes que cubran nuestras necesidades. Pero si los que los deben gestionar, se los ventilan entre gastos electoralistas, estratosféricos sueldos y el aquilosamiento de recomendados que viven del sueldo publico, queda muy poca tesorería para poder ofrecer servicios de país desarrollado de primera velocidad.
    La tropa de chupopteros que nos gobierna (administra), no dejan suficientes recursos como para permitirnos hospitales con una habitación por enfermo, ni clases con 20 alumnos por profesor, ni tan siquiera a una nespreso en casa.
    De que sirve hablar de estado de bienestar o de logros sociales, si 5 millones de españoles no tienen empleo. La primera necesidad que sería la de llevar un sueldo a casa, el 20% de la población activa ya no goza de ese derecho. Qué curioso, políticos y funcionarios, no hay ninguno en el paro. Sus empresas deben funcionar a la perfección, deben tener recursos suficientes y estar administradas de manera brillante...porque sino uno no se explica que no hayan despedido a nadie.
    Si las encuestas cumplen el pronóstico, el PP no gana, sino que arrasa, ahí tienes lo que la gente valora los logros sociales. La esencia del zapaterismo ha sido la de perseguir logros secundarios mientras se le escaban necesidades básicas como empleo y vivienda. Alianza de civilizaciones, mientras Solbes dimitía por vergüenza torera.
    ¿Y con el PP esto dará un giro?. Un parche aquí, más rigor allá... pero seguirán saqueando las arcas como han venido haciendo todos los políticos desde los tiempos de Felipe.

    ResponderEliminar
  2. Bravo Rafini. Has descrito muy bien la situación. Estoy de acuerdo contigo...

    ResponderEliminar