viernes, 4 de noviembre de 2011

Recomendaciones para mejorar el funcionamiento de tu pc y tu navegación por la red


He estado buscando información útil para usuarios no expertos que pueda ayudarles a mejorar el rendimiento de su ordenador de mesa o portatil, mejorar la navegación y sobre todo la seguridad al hacerlo. Si tienes conocimientos avanzados de ofimática, el artículo te parecerá muy pobre y muy obvio pero no va dirigido a tí. Creo que la información que contiene es verdadera y útil y muchos usuarios lo desconocen o les suena pero no llevan a cabo las acciones que a continuación se describen. Para vosotros va dirigida esta recopilación de consejos que si los seguís, evitan problemas en los pc...

Es un poco largo pero interesante. Si no eres un experto te recomiendo que lo leas cuando tengas tiempo.

Espero que os sirva...



Diez consejos para que tu ordenador sea más rápido

¿Tarda tu ordenador media hora en ponerse en marcha? ¿Tardas lo mismo en hacer un viaje de 300 kilómetros andando que en ir de una página web a otra? ¿Eres incapaz de ver un vídeo de 10 minutos en You Tube porque tu PC tarda dos horas en cargarlo? ¿Tienes ganas de tirar la CPU por la ventana y ver cómo explota en pedazos contra el suelo? Si alguna vez has tenido esta sensación, es muy probable que te interesen estos consejos para que tu equipo vaya más rápido. Casi casi, como el día que lo estrenaste.

1 Limpia la basura
Los virus y el malware no solo destruyen (o roban) la información almacenada en nuestro disco duro; también ralentizan el funcionamiento general del equipo, así que nada mejor que utilizar un programa antivirus o antimalware (o uno que cumpla estas dos funciones), para depurar y hacer que todo vaya más rápido. Aquí se pueden descargar una serie de herramientas para estas labores.

2 Actualiza tu sistema operativo
Con cada actualización de Windows o Mac OS, se solucionan problemas que, a pesar de no ser muy visibles, entorpecen el funcionamiento general del sistema. Para ello, es recomendable que tengas habilitada la opción de 'actualizaciones automáticas', para que el software se renueve solo.

3 Acaba con el 'software inflado'
Bajo esta etiqueta se agrupan todos aquellos programas modernos que traen funciones innecesarias que consumen muchos recursos. Estas tareas acaban con la velocidad del sistema y, en consecuencia, con nuestra paciencia. Por ejemplo, si después de tres años sin actualizar tu antivirus te aparece una ventana que repite una y otra vez la advertencia de renovación, estás ante un ejemplo de 'software inflado' ('bloatware' en inglés). Ese mensaje, aparte de ser una pesadez, está consumiendo recursos. Se trata de una especie de chantaje: si no pagas, tu ordenador irá más lento. Es mejor no ceder y desinstalar el programa.

4 Cambia la secuencia de 'Inicio'
Es un paso fundamental para que nuestro ordenador empiece con buen pie sus tareas. Utilizando un programa como AutoRuns, sabremos qué programas están configurados para ejecutarse durante el inicio del sistema o al inicio de la sesión. Con él, también podremos desactivarlos. Sin embargo, debes de tener cuidado, ya que si se desactiva el archivo equivocado, el equipo se puede volver inestable. También puedes utilizar MsConfig, el programa que viene de serie en Windows, para hacer lo mismo. Para ejecutarlo, pulsa Inicio-ejecutar y escribe MsConfig; le das a aceptar, y ya está.

5 Desfragmentar el disco duro
Con esta sencilla acción, conseguirás que tu ordenador agrupe la información del disco duro de una forma que le sea más fácil acceder a ella. Para ello, y en Windows 7, pulsa en 'inicio', allí en 'herramientas del sistema' y por último, selecciona 'desfragmentador'. Es conveniente realizar esta acción al menos una vez a la semana, mejor por la noche, para no consumir demasiados recursos.

6 Reparar el registro
El registro del PC es una especie de índice. Si hay algo incorrecto en él, el equipo tardará más de la cuenta en ejecutar un determinado proceso. Podemos utilizar un programa gratuito como Glary Utilities para saber si hay algo erróneo en el registro, y repararlo.

7 Limpia las cookies
Cada vez que visitamos una página web, un pequeño fragmento de información, que recuerda nuestro paso por esa página, queda almacenado en nuestro ordenador. De esta forma, la próxima vez que visitemos esa web, 'se acordará' de nosotros, y nos ofrecerá una experiencia más personalizada. Pero esta información también puede hacer que nuestro navegador sea mucho más lento. Así que es recomendable 'purgar' las cookies de vez en cuando.

8 Limpia el ordenador (¡De verdad!)
La suciedad se puede acumular en los disipadores y ventiladores de nuestro equipo, impidiendo que hagan su función enfriadora de forma correcta. Cuanto más 'caliente' esté nuestro ordenador, más lento irá. Así que, de vez en cuando, es recomendable limpiarlo de polvo y suciedad.

9 Utiliza otras opciones
Internet Explorer no es el navegador más rápido de Internet. Le superan otros como Chrome o Firefox. Utilizarlos puede ser una buena idea para ir más rápido por la Red.

10 Si todo lo anterior falla...
Podría ser buena idea realizar una copia de seguridad de nuestros datos para después formatear y reinstalar Windows. Así, conseguiremos 'limpiar' totalmente nuestro disco duro con el fin de que el ordenador empiece a funcionar como el primer día.




Los errores más comunes que cometemos con los portátiles

¿Por qué mi flamante ordenador portátil, con un procesador de 8 núcleos, 24 Gb de RAM y 2 TB de disco duro, me ha durado solo 1 año? ¿Su corta vida se debe a la obsolescencia programada, ese truco que tiene la industria de la tecnología para que cada poco tiempo cambiemos de equipo? No es normal que un PC nuevo tenga una vida tan corta; la principal 'causa de mortalidad' de nuestro queridos equipos es el mal uso que hacemos de ellos. Nos referimos a un conjunto de hábitos que hay que evitar a toda costa, y que vamos a enumerar a continuación.

Soporte
No es recomendable ponerse el ordenador sobre los muslos o sobre una superficie que no sea plana. Primero, porque el ordenador se puede caer; segundo, porque al estar situado en un ángulo raro, el trabajo del disco duro puede resentirse; tercero, porque si ponemos el ordenador encima de una colcha o edredón (algo que puede pasar en la cama o en el sofá), corremos el riesgo de que nuestro equipo 'se hunda' y las zonas de ventilación queden taponadas, por lo que se puede recalentar hasta extremos peligrosos. Así que ya sabes: el ordenador sobre la mesa.

Movimiento
Nunca hay que transportar el ordenador de un sitio a otro mientras esté encendido. El movimiento puede afectar al funcionamiento de sistemas como el disco duro: los componentes que sirven para grabar (y 'leer') pueden terminar rayando el fino disco magnético en donde se almacenan los datos.

Muchos portátiles modernos están equipados con giroscopios que ayudan al ordenador a 'saber' cuándo están en movimiento y protegen de forma automática al disco duro, pero hay sacudidas bruscas que hacen que ni este sistema lo salve. Lo más recomendable siempre es o apagar el ordenador, o ponerlo en modo 'hibernar'.

Batería
Si vamos a estar mucho tiempo sin usarlo (por ejemplo, un mes), no es buena idea dejarlo con la batería completamente descargada. Esto puede hacer que los componentes químicos de su interior se degraden. Lo más recomendable es dejarla a la mitad de su carga. Tampoco es buena idea dejarlo enchufado todo el rato a la red. De esta forma, el ordenador se puede sobrecalentar y así, funcionar peor. O, directamente, la batería se puede resentir y perder capacidad.

Limpieza
El polvo puede causar estragos irreparables. Se cuela por las rendijas de ventilación y se acumula dentro de la carcasa. Si abrimos un ordenador portátil que lleva tres años sin ser limpiado, lo que nos encontraremos en su interior será algo parecido a una casa primera linea de playa y que no ha sido habitada en meses: pequeñas montañas de suciedad. Lo mejor es limpiar el ordenador cada tres meses; de esta manera, evitaremos desagradables sorpresas. No obstante, siempre hay que hacerlo con productos adecuados, especialmente diseñados para productos informáticos. No vale con cualquier quitamanchas.

Software
Esta parte es tan extensa que debería ser un artículo completo. De todas maneras, vamos a mencionar los tres errores más comunes que hay que evitar: no actualizar el software (como el sistema operativo), no tener instalado un antivirus (dejando así expuesto a nuestro ordenador a problemas muy serios) e instalar a la vez programas que realizan la misma función (por ejemplo, instalar un antivirus en un ordenador que ya incluya uno de fábrica). Todas estas situaciones harán que nuestro PC corra mucho riesgo de convertirse en un caro e inservible pisapapeles, en vez de una máquina potente y afinada.




Cinco consejos para evitar ser espiado en Internet

Lamentablemente, el espionaje en Internet es algo muy habitual. Podemos ser víctimas de un compañero de trabajo cotilla, una pareja celosa o un delincuente que busca entrar en nuestra cuenta corriente para robarnos. Estos espías buscan saber nuestros movimientos por la red y utilizan métodos cada vez más sofisticados para conseguirlo. No obstante, hay formas de evitarlo o, si hay mala suerte,de minimizar los daños.

Bloquear anuncios y borrar las súper cookies
Las cookies son fragmentos de información sobre nuestros hábitos online que quedan almacenados en nuestro disco duro y se recogen a través del navegador de Internet. Esta información sirve para que podamos tener una navegación web más personalizada. Por ejemplo, si solemos visitar muchas páginas de tecnología, veremos muchos anuncios de gadgets en diferentes webs.

Sin embargo, las cookies también pueden ser una fuente de problemas. Algunas páginas pueden introducir virus o malware en nuestro ordenador gracias a ellas, así que es recomendable borrarlas. En este artículo explicábamos cómo hacerlo. Importante: al borrar las cookies, nuestro navegador "olvidará" las contraseñas que le hayamos pedido que recuerde, así que ten cuidado con este paso.

Hay un espía silencioso que se puede "colar" en nuestro ordenador. Los anuncios de algunas web maliciosas pueden tener acceso a nuestros datos. La forma de parar esta amenaza es instalar complementos para el navegador Firefox, como No Script. Este add-on permite controlar la carga o no de anuncios flash o java cada vez que el navegador carga una página que los contenga. Para Google Chrome existe un complemento parecido llamado Adblock Plus; en Internet Explorer este problema no se puede prevenir: lo único que podemos hacer es borrar las cookies.

Utilizar OpenDNS
Open DNS es un servicio que ofrece una conexión más rápida y segura a Internet. Se configura para una red doméstica y permite controlar a qué páginas web se puede tener acceso desde, por ejemplo, los ordenadores de casa. El dispositivo también "censura" de forma automática determinados sitios de phising y robo de datos e información.

Limpiar el historial, caché y las cookies
Lo más recomendable es realizar estas tres acciones cada vez que utilicemos nuestro ordenador. Respecto al historial del navegador, podemos configurarlo para que no quede constancia de nuestros movimientos. Por ejemplo, en Firefox, debes pinchar sobre herramientas-opciones-privacidad. Allí elegimos "Nunca recordar historial"; si en el mismo menú pinchamos sobre "configuraciones", también podremos elegir borrar las cookies cada vez que cerremos el navegador.

En Internet Explorer, pinchamos en "herramientas-opciones de Internet-General" allí, marcamos "borrar historial al salir". desde el mismo menú y en "configuraciones" podemos elegir borrar la caché y las cookies. Mientras. en Google Chrome pulsamos en "Opciones-configuración de contenido" y allí, seleccionamos "borrar cookies e Historial cada vez que cierre el navegador".

Pulsar "Salir"
Cierra siempre tu sesión en las páginas en las que estás registrado. Por ejemplo, cerrar la sesión de nuestro correo electrónico, o al salir de Facebook. Evitaremos sorpresas desagradables como la de que otra persona use nuestro ordenador y se encuentre con la páginas abierta mostrando nuestra información.

Utilizar un programa de correo electrónico
Uno que esté instalado en nuestro ordenador, sobre todo si tu proveedor es Gmail. Google escanea todos los mails que se envían con su servicio de correo electrónico para poder afinar sus campañas de publicidad. Por ejemplo, si trabajamos en un taller de reparación de coches y mandamos muchos mensajes que contengan la palabra "automóvil" o "pieza de repuesto", los anuncios que veremos en nuestro navegador tendrán que ver con nuestro desempeño profesional: habrá muchos coches.

Si está situación no te gusta, puedes evitarla en parte utilizando programas como Outlook en Windows o Mail en ordenadores Mac. Podrás ser espiado por Google, pero les resultará más complicado.

0 comentarios :

Publicar un comentario