lunes, 13 de febrero de 2012

Claves de la reforma laboral


El Gobierno español presidido por Mariano Rajoy se ha marcado el objetivo de impulsar grandes reformas económicas ante la dura crisis que atraviesa el país. Este próximo viernes 10 de febrero, el Consejo de Ministros aprobará una de las más esperadas y anunciadas por el propio Rajoy, la reforma laboral.

Si hacemos caso de las palabras del presidente del Gobierno en la pasada cumbre de la UE, cuando un micrófono captó que asumía que la reforma laboral podía costarle una huelga general, ésta será profunda. Sin embargo, algunos dudan de que sea así. Dentro del Ejecutivo han surgido algunas discrepancias sobre la dimensión que debe tener. Si bien Empleo se muestra partidario de una reforma más "equilibrada", Economía la preferiría más dura, en el marco de un debate interno claramente influido por la cercanía de las elecciones andaluzas.

A falta de saber los detalles que revelará el propio Gobierno, ya se van conociendo algunos aspectos.

- Descartados el contrato único y los minijobs. Uno de los objetivos de la reforma es la flexibilización del mercado laboral. Ello puede suponer la creación de un nuevo contrato, que incluya un despido más barato y un salario por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Sin embargo, Empleo ya ha descartado una de las fórmulas más debatidas en España por su su supuesto éxito al ser implantada en Alemania estos últimos años: los llamados minijobs (miniempleos que tienen una jornada reducida y un menor salario). La ministra Fátima Báñez argumenta precisamente que ningún joven puede cobrar menos del SMI.

Tal como anunció la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, el objetivo es también reducir al máximo el número de contratos. Aunque el ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha mostrado partidario públicamente de una simplificación drástica y de instaurar el llamado contrato único, la ministra Báñez también ha descartado esta opción por ser, ha dicho, inconstitucional.

- Plan de empleo juvenil. Como alternativa a los minijobs, Empleo trabaja en la confección de un contrato especial para los jóvenes que tiene como objetivo afrontar la elevada tasa de paro juvenil española. Este contrato sí podría ser inferior al SMI, podría ir acompañado con ayudas a las cotizaciones de la empresa en la Seguridad Social y el IRPF. Además, no duraría más de dos años y la indemnización sería inferior a los 20 días por año trabajado.

También con el fin de reducir el paro juvenil, Empleo ha anunciado que a finales de marzo, se aprobará en una Conferencia Sectorial el Plan Anual de Empleo 2012 que establecerá una colaboración entre las entidades públicas y privadas.

- No habrá cambios en las prestaciones de desempleo pero sí un plan contra el fraude. Empleo ha reiterado una y otra vez que las partidas presupuestarias para cubrir las prestaciones de desempleo son intocables y que incluso podría llegar a aumentarse si fuera necesario. El Gobierno advierte sin embargo que va a ser más duro que nunca en la lucha contra el fraude, en referencia a aquellos que cobran el paro sin requerirlo.

A falta de la letra pequeña, Empleo asegura que el plan contra el fraude deberá mejorar los controles para sus perceptores y las bonificaciones a la contratación.

- Cambios en la política de la formación profesional. La ministra Báñez no ha concretado el sentido de esta reforma aunque la finalidad es que se adapte con mayor eficacia al mercado laboral.

- Una 'cuenta-formación'. Empleo también impulsará la creación de una llamada cuenta formación que se prolongará durante toda la vida laboral del trabajador. A falta de detalles, la ministra asegura que esta medida garantizará al empleado su "derecho a la formación" profesional durante toda su vida activa.

- Acuerdo entre patronal y sindicatos por los salarios. El Gobierno ve con buenos ojos uno de los puntos que acordaron las patronales CEOE y CEPYME y los sindicatos UGT y CC.OO. el pasado 23 de enero, y lo tendrá muy en cuenta para la reforma. Es el que hace en referencia a los salarios. Básicamente, el pacto rompe con la vinculación de los salarios a la subida de la inflación. Por contra, el acuerdo fija subidas salariales de hasta el 0,5% para 2012, de hasta el 0,6% para 2013 y una horquilla de entre el 0,6 y el 1,5% para 2014, con cláusulas de actualización para cada uno de los ejercicios.

- Más cambios en la negociación colectiva. No obstante, el Ejecutivo ya ha dejado claro que considera "insuficientes" otros aspectos de la negociación colectiva pactados entre sindicatos y patronal. El Gobierno se propone otorgar mayor flexibilidad a las empresas, lo que equivale a acabar con la ultraactividad de los convenios o, lo que es lo mismo, que los convenios caigan un año después de su vencimiento si no hay acuerdo con los representantes sindicales para su renovación. No será el único cambio en este apartado pero sí uno de los más relevantes.

- Permitir a los jubilados trabajar a tiempo parcial. Aunque esta reforma se incluye en el capítulo de modificaciones que el Gobierno quiere introducir en la Segurdidad Social, afectará también al mercado laboral. Se trata de acabar con la prohibición actual de poder trabajar parcialmente y cobrar la pensión de jubilación al mismo tiempo.

0 comentarios :

Publicar un comentario