miércoles, 28 de marzo de 2012

La Fosa de las Marianas, el confín más profundo.


Este lunes, el director de cine James Cameron conseguía un récord, descender hasta el punto más profundo de la Tierra, a 11.000 metros de profundidad, ubicado en el Océano Pacífico al suroeste de Guam. Para llevar a cabo esta hazaña, el director tuvo a su servicio un minisubmarino de última tecnología, desde el que pudo recoger muestras para la investigación de la biología marina, geología y geofísica y también para tomar fotografías fijas y secuencias de vídeo de la fosa.

Tras esta experiencia, Cameron ha asegurado que la Fosa de las Marianas es como "la Luna" y ha asegurado que Neil Armstrong debió sentir algo así al pisar el satélite. "Es muy lunar, un lugar desierto y aislado", ha señalado el director, quien ha añadido que se sintió "aislado del resto de la humanidad". "Me sentí como en un solo día hubiera viajado a otro planeta y regresado", ha apuntado.

¿Qué enigmas esconde LA FOSA DE LAS MARIANAS?

Se encuentra situada en el Océano Pacífico, al este de las Islas Marianas, cerca de Japón. Fue visitada por primera vez en el año 1951 por la fragata de la Marina Real Británica Challenger, que da el nombre a la parte más profunda de la fosa, el Abismo Challenger. Usando ecolocalización , se midió una profundidad total de 11012 metros, es decir, más de 11 kilómetros hacia el centro de la tierra. La presión reinante en lo más profundo de la fosa es 1.000 veces mayor que la de la tierra, haciendo muy difíciles y costosas las expediciones de submarinos no tripulados. La fosa tiene una longitud de 2550 kilómetros y un ancho medio de 70 kilómetros. Tiene su origen en un proceso de subducción. Se localiza en el fondo del Pacífico noroccidental, al sureste de las islas Marianas (11°21′N 142°12′E / 11.35, 142.2), cerca de Guam.

En el año 1960 se descendió por primera y única vez, usando un batiscafo llamado Trieste invención de Auguste Piccard y capitaneado por Jacques Piccard, hijo del primero, pero hace poco investigadores trataron de realizar un decenso aun mayor intentando llegar al fondo de la fosa. Fue un éxito. Tardaron 4 horas en realizar esa hazaña. La presión que ejerce la gravedad y el agua alli son a grandes niveles ademas sabemos que el mar hasta cierto punto tiene luz luego es una oscuridad a veces "aterradora.

La profundidad de la fosa es extremadamente fría, pero posee ventilaciones hidrotermales gracias a la difusión de las placas tectónicas que emiten sulfuro de hidrógeno y diversos minerales, que a su vez forman parte de la cadena alimenticia de las especies que habitan en este abismo. Algunos ejemplares de la fauna que transitan por este abismo son el rape, un extraño pez que utiliza la bioluminiscencia para atraer a sus presas como diversas clases de cangrejos que se suman a su población.

La Fosa de las Marianas es uno de los sitios más enigmáticos del planeta al cual ningún ser humano pudo acceder sino mediante el uso de tecnologías, ya que las condiciones reinantes hacen imposible una exploración de este tipo. Por lo que se estima que este agujero, casi sin fondo, encierra millones de secretos que quizás algún día serán develados.

En circunstancias semejantes, durante muchos años se sostuvo que cualquier forma de vida sería imposible a partir de cierta profundidad. Pero la vida, una vez más, demuestra que puede abrirse paso hasta en unas condiciones tan extremas. A medida que se desciende por la Fosa, los organismos deben estar habituados a la enorme presión existente y la falta de luz, además de unas temperaturas de entre 0 y 2 grados centígrados, si bien la existencia de fuentes hidrotermales provenientes del interior del planeta pueden calentar el agua en distintos puntos creando auténticas colonias de vida.

Aunque cerca de 400 especies hayan sido catalogadas, el misterio se cierne sobre los seres que habitan la Fosas de las Marianas, únicos en el planeta. En 2005 una exploración japonesa logró obtener muestras del fondo marino, en las que se observaron organismos minúsculos vivos unicelulares. Los científicos calculan que estos seres recogidos podrían haberse formado hace seis millones de años. Pero, además, en las aguas de las Fosas, se pueden hallar distintos tipos de peces, pulpos, moluscos...

Para sobrevivir, los organismos que habitan las profundidades abisales se han visto obligados a desarrollar asombrosas adaptaciones a un medio tan hostil, lo que los hace completamente diferentes a los seres de la superficie y en algunos casos especialmente monstruosos. Así, desarrollan, por ejemplo, un agudo sentido de la visión que les permite localizar alimentos o una pareja con la que aparearse. También es característica la forma de boca. Muy grande dotada de afilados dientes –tanto incluso que impiden a los peces cerrar sus bocas- para evitar que las potenciales presas puedan escapar. La luminiscencia en un mundo tan oscuro también puede suponer un importante factor de supervivencia, aunque también puede servir para alertar de la presencia del organismo a posibles depredadores. Algunos peces poseen aletas dotadas con un sensor en la punta con las que pueden palpar el entorno que les rodea. Otra peculiaridad está en su gran tamaño, cuya causa aún no ha encontrado una explicación unánime.

0 comentarios :

Publicar un comentario