jueves, 15 de marzo de 2012

Tu firma para detener el dolor


Carta de Esteban Beltrán
Director Amnistía Internacional – Sección Española
síguenos en Twitter en @amnistiaespana)

Mousa, de 26 años, estuvo detenido por apoyar las protestas: “Estaba colgado de las manos por unas esposas sujetas a la pared. La presión sobre mis manos me hacía mucho daño. Sufrí la tortura de la silla alemana y, mientras estaba en esa posición, me dieron descargas eléctricas. También me ataron varios días de la ventana sin que mis pies llegaran al suelo… Cuando todo acabó había perdido la sensación del dolor”.

Esta es sólo una de las historias de horror inimaginable documentadas por el equipo de investigación de Amnistía Internacional sobre Siria y recogidas en nuestro último informe. Historias de torturas ejercidas por las fuerzas de seguridad desde que, hace un año, empezaron las protestas contra el régimen de Bashar Al-Assad.

Sistemáticamente, los opositores son detenidos, torturados y obligados a presenciar torturas. Abd Al-Baset estuvo varios días en prisión: “Podía oír gente gritar por la tortura, lo que era peor que la tortura física.”

Los casos de tortura se cuentan por miles, y los asesinatos son ya más de 6.500. La cifra de víctimas aumenta dramáticamente cada día y, sin embargo, el gobierno ruso sigue vetando la condena al régimen en Naciones Unidas.

No podemos ser testigos pasivos de la masacre. Por favor, firma para enviar desde aquí un e-mail a las autoridades rusas para que ayuden a detener las violaciones de derechos humanos en Siria. Desde Amnistía Internacional, pedimos que intervenga el fiscal de la Corte Penal Internacional, la imposición de un embargo general de armas y la congelación de bienes del presidente al-Assad.

Gracias por actuar y llevar esperanza a los hombres y mujeres que arriesgan su vida por un mundo mejor.

0 comentarios :

Publicar un comentario