miércoles, 4 de abril de 2012

Carta abierta al manipulador Sr. Martin Lindstrom


En el siglo XXI las empresas competitivas están preparadas para seducirnos. Han escudriñado nuestro cerebro y saben más que nunca lo que nos inspira a la hora de comprar. Y según el experto en Marketing Martin Lindstrom en su libro "Así se manipula al consumidor" usan esa información para “ocultar la verdad, manipular nuestras mentes y convencernos de que compremos”. "¿Sabía usted que está estudiado el tono amarillo de los plátanos, o que Coca-Cola mide con un programa informático cuántas burbujas debe contener su publicidad, o que las verduras se rocían con un espray para que parezcan más frescas?".

Desde mi humilde y profesional opinión, este señor hace exactamente lo que falsea y critica en su libro para alcanzar notoriedad, promocionarse y publicitarse... la mayor arma del Marketing moderno... pero manipulando... incluso mintiendo imagino...

Sus argumentos se centran en lo siguiente:

-Los niños son un objetivo prioritario para las empresas porque el 53% de los adultos utilizan marcas que recuerdan de su infancia. La cadena Abercrombie ha llegado incluso a convertir a niñas de 11 años en objetos sexuales al venderles sostenes de biquini con relleno para empujar los pechos hacia arriba y hacia afuera. Cuanto más jóvenes somos al empezar a usar una marca o un producto, más probable es que sigamos usándolo en el futuro. Por eso, al cumplir 18 años, muchos adolescentes reciben un regalo de Gillette con el eslogan Bienvenido a la edad adulta. O Shell tiene un acuerdo con Lego para que su marca figure en los juguetes. ¿Es eso manipulación?

-Las empresas disfrutan activando nuestras inseguridades más ocultas como el miedo a los gérmenes, que ha popularizado lo que los vendedores llaman la tira de pureza. Es esa tira blanca de papel adhesivo que une la parte superior de la tapa de mermelada con el bote de cristal para convencernos de que el recipiente no ha sido corrompido. Además, al desenroscar la mermelada se oye ese chasquido reconfortante que aumenta nuestra confianza. Los hoteles usan una técnica similar colocando una tira de papel en el asiento del inodoro y en los vasos del baño para crearnos la ilusión de que nadie más ha usado ese inodoro o bebido de ese vaso. ¿Es eso manipulación?

-Nos gusta pensar que lo que consumimos es natural y nuestras mentes irracionales se convencen de que los productos son más frescos cuando están en una cama de hielo, en especial, cuando el refresco o el zumo sudan un poco. Las neveras de zumos se mantienen con toda intención a la temperatura exacta para que se produzca esta “sudoración”. Del mismo modo, hace años que los supermercados rocían las verduras con gomitas de rocío. ¿Es eso manipulación?

-Uno de los ingredientes secretos de algunas marcas de éxito es el deseo. Es lo que nos empuja al frigorífico a las 2 de la mañana o lo que nos impulsa a devorar la bolsa entera de patatas fritas. En Coca-Cola, por ejemplo, se han dado cuenta del ansia que generan las burbujas y sus directivos han creado un modelo matemático para saber cuántas burbujas necesitan en su publicidad para potenciar nuestro anhelo. Que Coca-Cola no venda un refresco sino un estilo de vida, una sensación, un momento de relax, de placer... ¿Es eso manipulación?

-Pero lo que más despierta nuestro deseo sigue siendo el sexo, ya que se calcula que hombres y mujeres piensan en sexo 32 veces al día. Es el reclamo publicitario que más vende, como se demostró en el lanzamiento de la marca Axe. Su propietaria, Unilever, definió seis perfiles de macho ibérico: el depredador (bravucón y jactancioso), talento natural (inteligente y seguro), el tipo matrimonio (confiado y respetuoso), el eterno amigo (poco comprometido), el principiante inseguro (no sabe cómo acercarse a las mujeres) y el principiante inseguro (el que se esfuerza y transmite entusiasmo). Axe se centró en los tres últimos y lanzó una campaña publicitaria explotando la fantasía masculina suprema: ser irresistible no sólo ante una, sino ante varias mujeres sexuales. ¿Es eso manipulación?



¿Qué es manipular? mentir en el significado de la palabra en sí al hacer afirmaciones calificándolas de manipulación SÍ es una manipulación...

Veamos qué dice la RAE al respecto:

manipulación. 1. f. Acción y efecto de manipular. manipular. (Del lat. manipŭlus, manojo, unidad militar, y en b. lat. el ornamento sagrado). 1. tr. Operar con las manos o con cualquier instrumento. 2. tr. Trabajar demasiado algo, sobarlo, manosearlo. 3. tr. Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares. 4. tr. coloq. Manejar alguien los negocios a su modo, o mezclarse en los ajenos.

 artero, ra. (De arte, cautela, astucia). 1. adj. peyor. Mañoso, astuto.


Hablamos obviamente sobre la definición número 3 del diccionario de LA REAL ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA. Distorsionar la VERDAD es mentir, o en términos "marketinianos" se trataría de PUBLICIDAD ENGAÑOSA tipificada por la ley como delito. Usar técnicas de venta, asociar marcas con sentimientos, sensaciones, deseos... diferenciarse de la competencia... buscar notoriedad,  es decir, que conozcan tu marca y producto... ¿Es eso mentir?

Es muy fácil salir en las televisiones atacando al gremio de profesionales del que provienes que además es un tema llamativo, atractivo para el espectador... con el fin de promocionar tu producto, que por supuesto has escrito con fines lucrativos: TU LIBRO.

Sr. Lindstrom es usted un LISTILLO más... de los que quieren hacer dinero fácil... y si usted destaca las afirmaciones arriba detalladas como lo más llamativo para conseguir vender más ejemplares es además un CARADURA RASTRERO y MENTIROSO... lo que vendría a ser UN VERDADERO MANIPULADOR.

3 comentarios :

  1. Ximo, ¿que el tal Lindstrom este es del madrid?. Porque si no es así la caña que le das no la entiendo.
    Manipular, entendiendo que los publicistas juegan con nuestra experiencias, sensaciones, recuerdos...
    ¿Que otro término deberíamos usar para el reto del publicista de llamar nuestra atención?.
    A lo mejor tal vez ese: llamar nuestra atención en lugar de manipular. Hombre pero no por eso hay que llamar rata sarnosa al colega. Ahora que si es del madrid, se lo tiene merecido.

    ResponderEliminar
  2. Desde el punto de vista profesional, estoy muy harto de que al estudio creativo-publicitario para conseguir los objetivos que una empresa anunciante persigue, que invierte mucho dinero y esfuerzo, y el trabajo que cuesta conseguir llamar la atención del público objetivo y transmitirle el mensaje que persigues conseguir, se le llame manipulación.

    Y si fuera alguien ajeno a este mundillo o sin conocimientos sobre el tema pues no le haría ni caso, pero es que este tío se ha hecho rico con este libro precisamente haciendo lo que critica, porque sabe cómo hacerlo y encima tiene la cara de ir por todas las televisiones americanas criticando a (si me permites la expresión) mis colegas de profesión, por lo tanto me siento aludido y no considero mi trabajo el "manipular"... y como te digo él tampoco, él sabe que está mintiendo pero como se llena los bolsillos de dólares no le importa insultar a sus ex-colegas.

    Así de simple...

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que tu opinión es muy humilde y no esperaba otra cosa en un blog deportivo donde caí de casualidad.

    ResponderEliminar