miércoles, 4 de abril de 2012

¿Fe ocasional en Semana Santa?... yo lo considero una FALSA PASIÓN


Imagino que mis palabras, mi opinión que a continuación expreso, va a ofender, indignar o molestar a más de uno. Pero no quiero obviar mis pensamientos y callar acerca del fervor con quienes algunos (no todos por supuesto) viven y dicen "sentir" ciertos ritos religiosos siendo uno de los más claros ejemplos y representativos las procesiones de Semana Santa en España. Esto es aplicable a muchas otras festividades religiosas puntuales como el traslado de la "Geperudeta" en Valencia por poner un ejemplo de mi tierra.

Digo esto porque tras hablarlo con distintas personas de varios puntos de España, están de acuerdo conmigo de que esa muestra exagerada de devoción, llanto incluido, no es un sentir continuo durante todo el año. La mayoría ni se acerca a una iglesia ni por supuesto acude a Misa ni participa en ninguna clase de acontecimiento de orden religioso durante el resto del año. Eso sí, la pertenencia a la cofradía no se qué y el capirote, la procesión... es un acto en el que hay que participar y mostrar toda la fe y creencia cristiana que se pueda... luego? tal vez de botellón...

No soy precisamente ningún ejemplo de buen católico aunque soy creyente, pero un gran pecador... aunque ello no me quita el derecho de criticar "actuaciones" y declaraciones del subidón cristiano que experimentan algunos de manera creo yo, artificial...

Hace tiempo que quería expresar el rechazo que siento hacia la celebración de esos actos... perdón, a la gente que se le llena la boca de fervientes palabras y los ojos de lágrimas al ver una imagen de la cofradía a la que pertenezca. Y es que la Iglesia, que recuerdo que somos todos los cristianos y no el templo donde se celebran los rituales eclesiásticos, creo que sale perjudicada con estas actitudes.

Todos los domingos las celebraciones eucarísticas están vacías, los sacerdotes ya son la mayoría extranjeros puesto que en España existe una crisis devocional muy fuerte y la juventud ha dado la espalda a la religión y aboga por el botellón. Es muy triste el panorama que dibujo pero creo que no estoy muy lejos de estar describiendo la realidad.

Repito que yo no me puedo poner ni me pongo como ejemplo de nada, pero recuerdo que se nos inculcaba el amor a Dios desde una fe interior que nos empuja a ser mejores personas, ayudar al prójimo... con algunos rituales en peligro de extinción como las oraciones diarias del mes de mayo , Mes de María, que recuerdo con mucho cariño como rezábamos mi madre, mi hermano y yo antes de dormir cuando eramos pequeños.

¿La culpa? la Iglesia. Pero no por los argumentos estereotipo que se le achaca sino porque se ha quedado anclada y no evoluciona ni a una décima parte de la velocidad con que la sociedad está avanzando. En mi humilde opinión, hubo una generación de sacerdotes que abogaban por un cambio hacia la modernidad y distintas "facciones" de congregaciones religiosas en las que había hermanas reformistas, con ganas de modernizar los discursos y atraer a la juventud pero a quienes se les cortó las alas. No sé si la propia comunidad cristiana o las autoridades eclesiásticas, pero en esos años 80-90 donde surgió ese movimiento que hacía que los estudiantes optaran por elegir "religión" con mucho mayor porcentaje que "ética", alguien o algunos tuvieron la suficiente fuerza como para contenerlo y hacerlo desaparecer.

No soy quien para criticar de esta manera a gente que vive su fe como quiere, no obstante tengo derecho a opinar al respecto y mostrar mi deseo de que la Comunidad Cristiana haga un profundo análisis de porqué la juventud ya no acude a misa ni participa de las celebraciones católicas. Sólo hay que ver quien asiste a la misa mayor de un domingo cualquiera y se extrae la rápida conclusión de que sin tomar ningún tipo de medidas, la juventud no tiene el menor interés ni respeto por el culto, la creencia y el amor a Dios.

Pero "Doctores tiene la Iglesia..."


0 comentarios :

Publicar un comentario