martes, 17 de abril de 2012

¿Qué son los troyanos? ¿y los virus? ¿y los gusanos?


¿Qué son troyanos? el nombre les viene del Caballo de Troya, ¿recordáis? ese artilurgio que los griegos lograron introducir con engaños dentro de la ciudad para después tomarla a sangre y fuego desde dentro con solo un puñado de hombres...

Los troyanos (trojans), en sistemas informáticos, son conocidos tambien como caballos de Troya o programas “de puerta trasera”. Vienen a ser fragmentos de sofware hostil que actuan como servidores ocultos, permitiendo a los intrusos asumir el control de un equipo remoto sin el conocimiento del propietario.

Los troyanos (trojans) se enmascaran de programas benignos y “utilizan” a usuarios crédulos que los instalan. El codigo hostil se puede disfrazar detrás de un protector de pantalla, un juego, un parche de windows o de internet explorer, de utilidad de descarga...

El caballo de troya podrá instalar un programa inofensivo como parte de su rutina de instalación o podría fingir un fallo, mostrando un mensaje de error al usuario. Pero ojo, el trabajo sucio se realiza en segundo plano, cuando el troyano instala sus archivos ejecutables modificando entradas del registro de windows y cambia las configuraciones de su sistema operativo.

Pero los troyanos NO son exclusivos de Windows. El Ms-Dos, Unix, Linux, Mac OS, OS/2 y Palm OS tambien son víctimas de los caballos de troya informáticos.

¿Que daños puede causar un troyano? El atacante puede modificar o eliminar archivos; puede robar información de tarjetas de crédito, contraseñas y archivos confidenciales del usuario; obtener acceso a otros equipos de la red local de la victima o de internet.

A los equipos bajo el control de un troyano generalmente se les llama “zombies” y se usan para ataques masivos que casi siempre pretenden bloquear sitios web (Denegación del servicio), al inundar uno o varios servidores con cantidades masivas de datos y bloqueando eficazmente el tráfico legal, como sucedio no hace mucho con Twitter, facebook y otras empresas web.

Un ordenador infectado con troyanos suele funcionar como un servidor de red, aceptando las conexiones entrantes en un número de puerto específico. Los troyanos, virus y gusanos, hacen parte de algo llamado software malicioso. No es raro que un ataque de este software malicioso incluya tecnicas mixtas. Un buen antivirus con herramientas anti troyanos, es recomendable y/o una poderosa herramienta para eliminar spyware(spyware remover).

Ah! y no olvidar tener instalado y en funcionamiento un óptimo firewall o cortafuegos.

¿Cuáles son las diferencias entre los virus, los gusanos y los troyanos? Si bien los tres son programas que pueden provocar deterioros en tu ordenador, la verdad es que son muy diferentes y al conocer estas diferencias podrás proteger mejor tu ordenador.

En primer lugar, el virus es un programa que se ejecuta sólo (o se autoejecuta) y su forma de propagación es insertando copias de sí mismo en otros documentos o programas. Algunos virus pueden se muy dañinos y otros más suaves. Una característica importante de los virus, es que sólo pueden ser activados a través de una acción humana. Es decir, los virus generalmente vienen en archivos ejecutables, y si no son abiertos (o ejecutados) por una persona pueden quedar en el ordenador sin causar ningún daño.

Por otra parte, existen los gusanos, que son muy parecidos a los virus pero la gran diferencia es que se propagan solos, sin la necesidad de ser ejecutados por un ser humano. Esto hace que los gusanos sean muy peligrosos ya que tienen la capacidad de replicarse en tu sistema, haciendo que tu ordenador pueda mandar millones de copias de sí mismo haciendo que su propagación sea inminente. El daño que puede causar un gusano es que consume mucha memoria del sistema, logrando que los servidores y ordenadores no respondan.

Y como hemos comentado sobre los troyanos, estos tienen la particularidad de “parecer” ser un programa útil y normal, pero esto es un engaño ya que en realidad una vez que se instale en tu ordenador puede causar mucho daño. De todas formas, el daño causado por los troyanos es relativo, ya que a veces puede ser sólo molesto, por ejemplo cambiando los íconos del escritorio y otras veces más dañino llegando incluso a borrar archivos del ordenador y hasta puede destrozar información del sistema y todo lo ya relatado.

Los troyanos, a diferencia de los gusanos y virus no autoreproducen y no se propagan para infectar otros archivos.

0 comentarios :

Publicar un comentario