sábado, 16 de junio de 2012

Entender la crisis es posible


Por Beatriz González

Ver el telediario, leer el periódico o escuchar la radio se han convertido en tareas más complicadas que nunca desde los inicios de la famosa crisis. Por eso la llegada de, Leopoldo Abadía, empeñado en hacernos comprender de qué hablan los entendidos cuando debaten sobre la situación económica, ha sido un soplo de aire fresco.

Saltó a escena para enseñarnos a digerir todo ese galimatías de la crisis a través de un libro que se convirtió en best-seller 'La crisis ninja y oros misterios de la economía actual' (Espasa Calpe), el libro de no ficción más vendido en España y que los expertos consideran la mejor explicación sobre la situación económica mundial. Ahora Abadía vuelve a las librerías con otro intento para los profanos: 'Cómo funciona la economía para dummies' (Planeta). Este especialista en explicaciones numéricas aptas para todos los públicos nos da 10 respuestas para entender la crisis.

1. ¿Cuándo y cómo comenzó realmente este desastre?

"En 2001. En realidad, llevamos 11 años de una crisis que empezó en EE.UU. Aquel año, la Reserva Federal americana bajó mucho los tipos de interés, algo que animó al mercado inmobiliario y desanimó al bancario. Por eso los bancos eligieron un tipo de personas, que yo llamo los NINJAS, para hacer negocio. NINJAS viene de no Income (gente sin ingresos), no Jobs (gente sin trabajo) y no Assets (gente sin propiedades), y a ellos les concedieron unas hipotecas por encima del valor de la casa. A eso lo llaman estimular la economía, pero es un estímulo falso porque al montar un negocio sobre esas personas es fácil que algo falle y en ese momento todo se desplome, que fue lo que finalmente ocurrió. Además, al dar tantas hipotecas de esa forma, los bancos americanos se quedaron sin dinero. Gracias a la globalización lo que hicieron fue elegir hipotecas buenas, regulares y malas –las llamadas subprime, concedidas a los NINJAS- y meterlas en un paquete que vendieron a bancos y cajas de ahorros de cualquier parte del mundo para seguir contando con dinero, con lo cual el problema se extendió de forma que ahora todos los bancos y las cajas de ahorros del mundo tienen problemas. ¿Por qué? Porque el negocio estaba basado en que el mercado inmobiliario americano subiría, pero lo que pasó es que acabó hundiéndose. Y el NINJA, que es NINJA, pero no es tonto, sabe que está pagando 100 por una casita que vale 50, con lo que devuelve las llaves, cosa que se puede hacer en América, pero todavía no en España . En muchos estados de EE.UU. al hipotecar tu casa la garantía es únicamente esa casa, de manera que si pierde su valor, el banco corre con la pérdida. En España la hipoteca va contra la persona: aquí devuelvo las llaves y me dicen, "muchas gracias, ¿y el resto?". Por eso te daban en vez de 100, 120, porque no respondías con la casa, respondías contigo mismo, con todo lo que tuvieras)".

2. ¿A cuánto asciende la "factura" de la crisis? 

"No hay un consenso. Al principio los cálculos provenientes del FMI y otros organismos en principio serios y fiables decían que el problema estaba entre 100.000 y 500.000 millones de dólares. Eso es lo mismo que decir "no tengo la menor idea" porque entre una cifra y otra hay 400.000 millones de diferencia. Después se habló de 2,2 billones, aunque también se han escuchado cálculos de 4 billones. Pero es que, además, salió a la luz que dos entidades hipotecarias americanas habían vendido hipotecas del tipo subprime por valor de 5,3 trillones de dólares. Entonces, ¿cuál es la dimensión real del problema? Pues anda entre 100.000 millones y 5,3 trillones de dólares.

3. Conceptos imprescindibles para entender el telediario

Prima de riesgo: "España pide dinero prestado, eso se llama emitir deuda. Llego yo, le presto dinero a España y España me da un recibo que dice: "He recibido de Leopoldo Abadía 1.000 €, que le devolveré en un año a un interés X". Eso es el bono español, el papelito en sí. Pero como no me fío mucho de España, esos intereses los cobro, por ejemplo, al 5%. Y mañana me llama Merkel desde Berlín, y me dice "quiero emitir deuda". Le presto los 1.000 €, me hacen igualmente un recibo, pero le digo "de usted me fío más, le cobro solo el 2%". Pues 5-2=3. Esa es la prima de riesgo. Aunque para complicarlo más no dicen que es 3, dicen que son 300 puntos básicos. Por eso cuando escuchamos: "Estamos pagando 340 puntos básicos más que Alemania", en realidad quieren decir que es un interés 3,40 puntos más alto que el de Alemania. Se trata solo de correr la coma dos posiciones a la izquierda. Cada vez que las agencias de calificación de riesgo dicen: "España no me gusta, le bajo la calificación", nos suben los intereses, porque el que viene a prestarnos entiende que somos menos de fiar que ayer".
Déficit: "Si yo en mi casa ingreso 100 y gasto 80, vivo de película; si ingreso 100 y gasto 105, retraso algún pago o pido prestado a la abuela, que acabará perdonándomelo. Pero si ingreso 100 y gasto 800, es un desastre. Y ese es el déficiti: 800-100, la diferencia entre gastos e ingresos. En una familia el déficit se paga de dos maneras: subiendo los ingresos o bajando los gastos. El Estado actúa de igual manera, solo que para él subir los ingresos es subir los impuestos, y bajar los gastos significa recortes. El problema es que una vez subidos los impuestos y realizado recortes no se llegan a igualar las dos cuentas. Y actualmente tenemos un déficit del 8%, que se calcula sobre el PIB, o sea, sobre lo que ganamos. Así puede no parecer mucho, pero traducido a euros, el 8% son 80.000 millones".
Deuda pública: "Para igualar esa diferencia entre gastos e ingresos tenemos la opción deendeudarnos, con lo que volvemos a la prima de riesgo. Se trata de emitir deuda porque, una vez subidos los impuestos y realizado los recortes, sigue habiendo diferencia y una manera de enfrentarse a ella es que España pida dinero prestado. Nuestro país no puede fabricar dinero porque estamos en la Unión Europea y no lo permite, al contrario que EE.UU., donde Obama ha pasado el millón de millones, o Reino Unido, que también ha fabricado libras. Quien sí puede fabricar es el Banco Central Europeo, pero por mandato no puede prestar dinero a los estados, por eso España no puede acudir a él. A quien sí puede prestarle dinero es a los bancos. Lo hace a un interés del 1%, y estos a su vez prestan al Estado español, por ejemplo, al 5% (a lo que esté la prima de riesgo). ¿El peligro? Que podemos endeudarnos solo hasta un punto porque si no llegará un momento en que no se podrán pagar ni siquiera los intereses. Según un gráfico sobre la deuda de los PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España) publicado el 1 de mayo de 2010 en el New York Times, la deuda griega ya era entonces de 231.000 millones, y cifraban la deuda española en cuatro veces y media más que la de Grecia".

4. ¿Cuál es la situación real de la banca?

"Hay bastante incertidumbre, y se demuestra en que, a pesar de los préstamos que reciben del BCE, no nos llega porque los bancos están en tan mala situación que todo el dinero que entra se lo guardan para arreglar sus desaguisados. Un ejemplo muy claro: que el BCE les preste dinero al 1% y lo pongan al 4 o 5% todavía se entiende, pero hay otra cosa que también hacen que resulta muy difícil de entender, y es la facilidad de depósito. En el Banco Central Europeo hay una hucha que se llama "facilidad de depósito"(para los amigos, hucha). Consiste en que el Banco Central Europeo le presta a los bancos al 1% y los bancos ingresan el dinero en la hucha al 0,25%, o sea, prefieren perder del 1 al 0,25. Con lo cual la reforma urgente es la financiera. Cuando oyes que los bancos tienen 140.000 pisos sin vender te das cuenta de que la situación es complicada, porque esas casas las tienen contabilizadas a un precio, pero, en realidad, esos pisos valen la mitad. Es la razón por la que aguantan todo lo que pueden sin vender. Y euro que les llega, euro que utilizan para tapar esas pérdidas, para que si tú, finalmente, resulta que eres morosa ellos estén cubiertos".

5. ¿Qué criterios deben seguir los que cuenten con ahorros?

"Para empezar, que antes de comprar nada –bonos, letras, acciones o cualquier producto financiero– entiendan perfectamente lo que están adquiriendo, que es como hacerse ingeniero de caminos en dos tardes, pero la teoría es esa. Pongamos, por ejemplo, que quiero una hipoteca. Para no acabar perdiendo más de lo que creo que en realidad me estoy jugando debo entenderla: si pienso que me juego la casa y lo que realmente me juego es la casa, el coche y la familia, me tengo que enterar antes de firmar. Trichet, el ex presidente del Banco Central Europeo, un día dijo a los periodistas: "En los tratos con las entidades financieras, no compren lo que no entiendan". Puede parecer una perogrullada, pero de tontería nada. Porque cuando vas a negociar una hipoteca o quieres realizar una inversión, es muy importante entender lo que te ofrecen, y para comprobarlo lo mejor es que te dejen el papel, irte a tu casa y pedir asesoramiento para que alguien te lo explique de forma que tú puedas explicarlo a otros. Es lo bueno que va a conseguir esta crisis: que todos tengamos criterio. Igual que el ama de casa sabe las peras que tiene que comprar, que sepa que los productos financieros que compra son los buenos. Nos estamos jugando tanto dinero que no se puede hacer de otra manera".

6. ¿En qué indicadores debemos fijarnos para saber cómo marcha nuestra economía?

"En el número de parados. Eso nos dirá si la nación marcha, está estancada o en retroceso. Imaginemos que cada pequeña y mediana empresa, que es el 90% de las que hay en nuestro país, tiene 10 empleados. Cada vez que una de esas empresas cierra, la consecuencia es muy mala para todos nosotros: es malo para los 10 empleados que se quedan sin trabajo, también para el señor que se ha jugado el dinero en su negocio, lo pierde y otra vez a empezar. Pero es que además quiere decir que en estos momentos tenemos un sistema en el que, por decirlo de alguna manera, pronto y mal, sobran más de cinco millones de personas. ¿Por qué? Principalmente porqueel tema inmobiliario nos enloqueció, y este exigía mucha mano de obra. En él se ganaba dinero fácil, tanto los inmobiliarios como los obreros: había chavales que estaban estudiando y lo dejaban por un empleo seguro en el que se podía ganar mucho. En el momento en que el sector se hunde, ese chaval se queda sin trabajo y sin formación. Con lo cual, es más difícil de emplear. Hoy no se encuentra empleo con facilidad, pero siempre es más sencillo cuando tienes una formación detrás. Hay que salir a la calle y buscar. No es lo mismo estar en el paro que estar parado".

7. ¿Por qué "rescatamos" a otros países?

"Porque de lo contrario, otras naciones podrían hundirse con el no rescatado. Por ejemplo,Grecia tiene una deuda con bancos alemanes, algo, aunque poco, con bancos españoles, también con entidades francesas… Y si se hunde, arrastraría a todos a los que debe dinero. Solo una de esas entidades financieras alemanas le había prestado 15.000 millones de euros. Por eso la solución era rescatar, aunque el agujero se vaya haciendo mucho mayor. Cuando un país se declara en esa situación, el problema es que la banca le cierra los grifos, ya no le presta. Y entonces es cuando el panorama empieza a ser más que preocupante. Portugal debía 286.000 millones y la tercera parte de ellos, a España. Ahí tenemos un país que, si se hunde, arrastraría a muchos consigo".

8. ¿Será intervenida España?

"En realidad creo que lo está, aunque no oficialmente, desde la publicación de aquel gráfico del New York Times el 10 de mayo de 2010 en que se cifraba la deuda española en cuatro veces y media la de Grecia. Al día siguiente por la mañana, el presidente de entonces, Zapatero, recibió la llamada de Barack Obama, por la noche le llamó el viceministro chino, y yo diría que la señora Merkel habló con él a mediodía. El 12 de mayo, el expresidente fue al Congreso y dijo aquello de: "He decidido establecer un severo plan de ajuste". Por eso no creo que haya peligro de que España sea intervenida: estamos intervenidos desde el 12 de mayo de 2010. Aunque jurídicamente no sea intervención".

9. ¿Qué podría ayudarnos a salir de la crisis? 

"Para que llegue un día en que se acaben los recortes y las subidas de impuestos habría quecombinar ajustes con crecimiento. Una forma de hacerlo podrían ser los eurobonos. Ahora el bono de España lo avala España. Y como nuestro Estado en este momento es de fiar, pero no demasiado, llega la prima de riesgo. Sin embargo, cuando pide dinero Alemania le sale más barato. Por eso creo que una solución sería que cuando pidiera dinero España lo avalara toda Europa. La sensación que yo tengo es que Alemania está de acuerdo, pero solo si nos portamos bien antes: cuando hayamos bajado nuestro déficit del 8 al 5,3% aprobarán los eurobonos. Parece que las cosas van en esa dirección cuando escuchas que los presupuestos de cada país tienen que ser aprobados por Bruselas o que Europa debe investigar si nuestro déficit es realmente de un 8%, al igual que dentro de España parece que la tendencia son los hispanobonos, es decir, que el dinero que piden las distintas comunidades autónomas sea avalado por todo el país, con lo cual las autonomías tendrían que acatar ciertas normas".

10. ¿Cuándo acabará toda esta situación? 

"Creo que, realmente, nadie lo sabe porque ni siquiera hay un acuerdo sobre cuál es la verdadera dimensión del problema, por lo que no se puede hacer un cálculo exacto. Lo que sí es cierto es que la crisis se acabará cuando se pongan en orden las cuentas de ingresos y gastos, y por ahora no parece que estén en orden. Cada día salen unas cifras. Por eso pienso que hay que hacer poco caso de quienes vaticinan una fecha, sean españoles, extranjeros, políticos, economistas o financieros. Lo que sí se ve es que va a ser muy larga porque no es una crisis en V, donde el sistema se hunde y se recupera con la misma rapidez, sino en L: la economía se hunde y tiene un período largo de hundimiento sostenido". 

Algo pasa con Bankia

"Bankia ha llegado hasta aquí de la siguiente manera. Un banco se dedica a prestar dinero.Tú metes tu dinero en él y la entidad juega con él, lo presta, lo invierte... Pero si lo utiliza en promociones inmobiliarias demenciales, tú te quedas sin tu dinero. Bankia está en quiebra y eso significa que, con lo que tiene, no puede pagar sus deudas. El agujero asciende a23.000 millones de euros. Podríamos dejar que se hundiera, que es lo que se hace con un negocio normal. Los depósitos de los clientes de Bankia están garantizados hasta 100.000 € por persona y cuenta. Por otra parte, el año pasado Bankia salió a bolsa y mucha gente compró acciones pensando que era bueno. Estas personas no tienen nada garantizado".

"El Gobierno, en lugar de dejar que se hunda, pone dinero. Y, ¿de dónde salen los fondos para ese rescate? Del Banco Central Europeo que puede prestar a los bancos, pero no a los estados. Así que el BCE le da dinero al 1% de interés; y ese banco se lo presta al Estado al 6%. El Estado le da un recibo... y el banco, lo usa como aval para pedir más dinero al BCE".

0 comentarios :

Publicar un comentario