sábado, 8 de septiembre de 2012

¿Qué ha sido de los disquetes?



Los disquetes, hasta no hace mucho indispensables unidades de almacenamiento, están completamente obsoletos en la actualidad. Tanto, que se puede saber la edad de un ordenador con tan solo ver si disponen de una ranura de lectura de este sistema de almacenamiento. Si la tiene, es una antigualla de al menos diez años.

Su desaparición es un triste final para un invento que fue un pilar básico en la era de los ordenadores personales. Los primeros disquetes datan de finales de los años 60, y tenían un tamaño de 8 pulgadas (unos 20 centímetros). A finales de los 70, se puso a la venta el modelo de 5 1⁄4, el primero que realmente se popularizó y que llegó a los PC. Pero la gran revolución llegó en los 80 con el modelo de 3'5 pulgadas y de doble densidad, capaz de almacenar 1,44 Mb de información. Una cantidad que puede parecer ridícula hoy en día (una imagen con una calidad mediana y en formato JPG ocupa eso), pero que en aquella época podía contener todo un programa de procesador de textos. El software que se vendía en las tiendas solía ocupar varios disquetes y no era extraño que al menos uno de ellos fallará en el proceso de instalación en el disco duro, por lo que había que volver a la tienda a devolver el producto o solicitar una nueva copia por correo.


Su época de máximo esplendor duró hasta 1995. A partir de ese año, los programas empezaron 'a engordar' y el almacenamiento en CD-Rom empezó a ser la opción más habitual para los principales compañías de software. Aun así, los fabricantes siguieron incluyendo disqueteras en los ordenadores, y no desaparecieron hasta que los los sistemas de almacenamiento USB y las unidades capaces de grabar datos en CD y DVD se popularizaron.

La primera empresa en eliminarlos fue Apple. Steve Jobs sorprendió en 1998 con un ordenador que carecía de disquetera, el iMac G3. Un movimiento bastante arriesgado ya que por aquella época, aunque la mayoría de programas y videojuegos se vendían solo en formato CD, los usuarios todavía utilizaban los disquetes para almacenar datos como documentos de procesadores de texto, hojas de cálculo o presentaciones. El iMac G3 no fue un mega éxito de ventas (sobre todo si lo comparamos con los últimos productos de Apple), pero sí que fue el primer bombazo de la segunda etapa de Jobs en Apple.

Los disquetes se han convertido en una especie de icono que va unido a la era de los 80 de la misma forma que las hombreras o los cardados. Con el revival de la moda de esa década que se vivió hace unos años, muchas tiendas de ropa utilizaron su imagen para crear camisetas y colgantes.

En 2010, la página web de la BBC preguntó a sus usuarios si seguían utilizando disquetes. Sorprendentemente, decenas de personas respondieron afirmativamente y explicaron para qué los usaban. Todavía hay compañías aéreas que los utilizan para actualizar su software, que el Gobierno británico sigue grabando datos en ellos, o que hay un montón de personas que los reciclan y utilizan como espátulas o como elementos decorativos.

0 comentarios :

Publicar un comentario