martes, 4 de septiembre de 2012

Secretos y ventajas de ser zurdo en el tenis ( y 2 )




El estadounidense Jimmy Connors fue el primer zurdo relevante en el mundo profesional. Antes lo había sido Rod Laver. No obstante, el norteamericano, basaba su juego en poderosos golpes planos que le beneficiaron, sobre todo en pistas rápidas. Más que su condición de zurdo, lo que molestaba al juego de sus rivales era su agresividad. 

Connors era un jugador de ataque que le gustaba llevar el peso de los partidos con golpes profundos. Pero su derecha se convirtió en un auténtico dolor de cabeza para todos sus rivales. 

John McEnroe encontró un arma poco usual para este tipo de jugadores, pero que, a la postre, se convertiría en un importante botín para los zurdos: El saque. McEnroe encontró la manera de enroscar su pelota de tal manera que sus efectos desde la zona del servicio de los puntos impares cogía un efecto realmente difícil de restar para los diestros. Y su servicio a la zona del deuce, se abría tanto si iba a la "T", que dejaba toda la pista abierta en el otro flanco. Después fueron conocidas sus voleas, pero evidentemente, una de las mejores armas del estadounidense fue la dificultad con la que el rival ponía la bola en juego al resto.

Consultado sobre las ventajas que tienen los zurdos, Roger Federer dijo, "Los zurdos siempre tienen los puntos de break en su lado favorito. Cuando abren el servicio es muy complicado, especialmente con un revés a una mano. Es difícil en un principio acostumbrarse al saque de los zurdos. Pero debes mantenerte calmado y encontrar una forma de penetrar su juego". 

El especialista de dobles y zurdo Jamie Murray admite que "Los zurdos están acostumbrados a enfrentarse a diestros, pero los diestros no están acostumbrados a enfrentarse a zurdos. A veces eso entrega una ventaja psicológica al zurdo. Además si tienes un buen saque de zurdo puedes poner presión a tus rivales desde el comienzo del partido". 

El zurdo Petr Korda, campeón del Abierto de Australia 1998 y ex No. 2 del mundo comentó que "Cuando juegas tenis creas la memoria muscular y tu cerebro se acostumbra a golpear para un lado. Por lo que cuando enfrentas a un zurdo, tardas un par de juegos acostumbrarse a los ángulos y cómo cubrirás la cancha. Un buen zurdo puede hacer un servicio abierto en el lado de las ventajas y abrir la cancha. La pelota bota distinto y te hace sentir incómodo". 

Cuando el tiro favorito de un jugador es devuelto con un tiro ganador puedes perder juegos rápidamente. Es una señal de la necesidad de un cambio de plan. Para retomar el control ante un zurdo, un derecho puede intentar esquivar su revés para golpear de drive. Pero esta táctica por lo general provoca dejar abierta la cancha y les permite atacar la red. 

El ex No. 1 del mundo Carlos Moyá afirma que "Siempre traté de entrenar regularmente con zurdos, porque nunca me gustó enfrentarme a ellos. Pero a los zurdos tampoco les gusta enfrentarse entre ellos mismos. Su saque abierto al lado de las ventajas es muy difícil. Tienes que moverte un paso a tu izquierda y dejas expuesto el centro. Siempre debes ajustar pequeñas cosas". 

¿Cómo puede un diestro, que son casi el 90 por ciento del Top 100, nivelar el juego? Puedes meterse en la cancha del lado de las ventajas e intentar devolver el servicio adelante y cubrir el ángulo abierto, corriendo el riesgo de dejar desprotegido el medio del cuadrado de servicio. Si tu rival logra un ace al centro, bien por él. Un diestro también puede usar slice en su servicio al lado de las igualdades contra un zurdo y luego buscar un drive cruzado, en vez de ir por la línea. 

Ciertamente es una propuesta arriesgada y es una ventaja jugar al tenis siendo zurdo. En Wimbledon, el torneo más antiguo de tenis, sólo ocho hombres zurdos han podido ganar el título, incluyendo Norman Brookes, Jaroslav Drobny, Neale Fraser, Laver, Jimmy Connors, McEnroe, Goran Ivanisevic y Nadal.

0 comentarios :

Publicar un comentario