martes, 27 de noviembre de 2012

Alvarado presenta en Bankia un aval de 500 millones del HSBC para comprar el Valencia. Benítez y Carboni serán la cabeza del proyecto.



A mí todo esto me sigue pareciendo un bluff o por lo menos, huele raro... de momento no me creo nada, pero os reproduzco dos artículos publicados por plazadeportiva.com periódico digital de Valencia en los que da muchos detalles de sus movimientos en las últimas 48 horas:



El empresario costarricense Mario Alvarado presentó ayer de manera formal y oficial una oferta de compra del Valencia CF ante Bankia, principal acreedor de la entidad de Mestalla. Esa oferta presentada por escrito fue acompañada con los documentos pertinentes que acreditan la solvencia del inversor para acometer la compra.  La oferta, de la que se desconoce su montante, solventaría las deudas que tanto el Valencia CF (225 millones) como la Fundación Valencia CF (81 millones) mantienen con Bankia. PlazaDeportiva.com pudo confirmar con fuentes financieras que el importe ofrecido por el centroamericano es menor a los 306 millones que suman entre las dos cantidades adeudas.

Esas mismas fuentes aseguraron a este diario que la reunión fue programada a petición del costarricense por el presidente de Bancaja José María Mas Millet, quien ya se había reunido con Alvarado antes del verano. El encuentro de ayer sirvió para introducir al posible inversor ante el hombre fuerte de Bankia en la Comunidad Valenciana, Antonio Soto, y presentarle directamente la oferta de compra. Durante la reunión y según han señalado fuentes próximas a Alvarado, fue presentado un aval de 500 millones de euros del banco HSBC que según fuentes financieras cercanas a la operación era auténtico, ya que de no haberlo sido a Bankia le hubiera costado minutos darse cuenta y haber cancelado cualquier operación posible.

La reunión fue rápida y no se alargó mucho más de veinte minutos, tiempo en el que Antonio Soto informó al posible comprador de que su oferta sería estudiada. Además, desde el grupo inversor se aseguró una vez finalizado el encuentro que no se habían dado plazos para obtener una respuesta.

Desde el grupo inversor se realizó un análisis muy positivo de la reunión y se mantiene una sensación muy optimista acerca de la posible compra del club. Por su parte, y según fuente muy cercanas a la operación, en Bankia llamó poderosamente la atención que Mario Alvarado quiera comprar el club sin haber realizado antes una auditoria profunda de la sociedad valencianista.

Esas mismas fuentes aseguraron a PlazaDeportiva.com que el aval presentado por Alvarado era bueno y demostraba que dispone de 500 millones de euros de capital para poder comprar el club.

Por otra parte, fuentes financieras consultadas por este diario mostraron su extrañeza porque el supuesto inversor se haya dirigido a Bankia y no al titular de las acciones del club, la Fundación Valencia CF. Las mismas fuentes apuntan a la posibilidad de que Alvarado haya hecho una oferta por la deuda que mantiene la entidad valencianista con el banco.

En la coyuntura económica actual y con la crisis de los bancos, algunos fondos de inversión especializados, conocidos como 'fondos buitre' están comprando carteras de créditos dudosos con un fuerte descuento sobre el valor nominal.

De utilizarse esta operativa que los inversores rechazan, el comprador se quedaría con los derechos del crédito, 225 millones del Valencia CF y 81 de la Fundación Valencia CF, a un coste muy inferior al real. Sin embargo, ambas entidades seguirían debiendo lo mismo a la entidad compradora. Si los créditos resultaran impagados el inversor ejecutaría las garantías, que en el caso del Valencia sería la parcela del actual Mestalla. En el de la Fundación, podría exigir el pago al Instituto Valenciano de Finanzas. El IVF sería el máximo accionista.

La oferta de Alvarado incluiría:

·Hacerse cargo íntegramente de la deuda del Valencia CF.

·Solventar la deuda de la Fundación VCF con Bankia.

·Acometer la inversión necesaria para finalizar la obra del Nuevo Mestalla



Este último punto, como han declarado las fuentes a este medio, no ha sido una exigencia por parte de las diferentes instituciones con las que se han reunido los empresarios en estos últimos meses. No obstante, Alvarado y sus socios lo incluyen en su oferta.

El empresario estuvo reunido minutos antes con el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau. Supuestamente, Alvarado le ha mostrado al representante político la oferta que minutos más tarde ha presentado a Bankia.

Mario Alvarado remitió el siguiente comunicado al término de esta visita al Ayuntamiento:

D. Mario Alvarado Orozco, empresario costarricense, interesado en la compra del Valencia CF, ha presentado en el día de hoy, formalmente, una OFERTA CONDICIONADA DE CARÁCTER VINCULANTE a la CAJA DE AHORROS DE CASTELLÓN, ALICANTE Y VALENCIA, quien, según se tiene conocimiento, cedió en su día, todos los activos empresariales consistentes en negocios bancarios, parabancarios o de cualquier otra naturaleza a favor de BANCO FINANCIERO Y DE AHORROS S.A., quien a su vez, lo transmitió a la entidad BANKIA S.A.U.

Nuestra intención es firme, con el ánimo de poder solventar la situación económica del club y así otorgarle estabilidad financiera para las próximas décadas. Nuestro proyecto, dirigido por valencianos y, sobre todo valencianistas, lleva meses preparándose con absoluta discreción y profesionalidad para no poner en riesgo la viabilidad de la operación.

Para el inversor, este proyecto es el más importante de los que se acometerán en la Comunidad Valenciana, y por ello, queremos tranquilizar a la sociedad valenciana y en especial a los valencianistas acerca de los intereses en dicho proyecto, que resumimos en unos objetivos claros, basados en tres grandes líneas:

1- Liberar al club de cualquier tensión económica.

2- Preservar el patrimonio adquirido por el club.

3- Ofrecer un proyecto deportivo y social que marcará una nueva e ilusionante época para el valencianismo.

Hasta la finalización de las negociaciones, D. Mario Alvarado se pone a disposición de los medios, con la salvedad de que no hará ningún tipo de declaración sobre la oferta presentada, hasta que seamos conocedores del resultado de la misma, ya que existe un acuerdo de confidencialidad entre ambas partes. Una vez que se conozca el resultado de la oferta, les convocaremos a una rueda de prensa para aclararles todas las cuestiones referentes a la citada operación.




Rafa Benítez es el nombre con el que Mario Alvarado quiere recuperar la ilusión del valencianismo si consigue comprar el Valencia. El empresario costarricense que ayer se reunió con altos cargos de Bankia en Valencia para trasladarle su intención de comprar el Valencia CF, lleva meses trabajando en el proyecto de lo que le gustaría que fuera el club si consiguiera ser el nuevo dueño.

En ese proyecto que lleva meses diseñando junto con su socio valenciano, Eduardo Jarque, con el que ha preparado un equipo de profesionales plagado de gente de futbol y entre ellos de ilustres ex valencianistas hay un nombre que destaca por encima del resto. Ese persona es la que quieren que sea la cabeza del proyecto deportivo, ese nombre es el del entrenador más importante que ha tenido el club en su historia y que no es otro que Rafa Benítez.

Hace ya muchos meses que las cabezas pensantes de este proyecto decidieron que Rafa Benítez era su hombre y trataron de lograr su compromiso si conseguían comprar el club valencianista. Para ello, contactaron con una persona de confianza del técnico madrileño que hoy entrena al Chelsea, esa persona es el italiano Amedeo Carboni, con el que han mantenido varias reuniones.

En esas reuniones, el italiano ha hablado en nombre de Rafa Benítez y ha tenidodos preocupaciones. La primera conocer la veracidad de la operación y asegurarse de la solvencia del grupo que quería comprar el club. Y la segunda dejar claro que sus exigencias para regresar a Mestalla son, tener el control total de la parcela deportiva y un proyecto a largo plazo, es decir nada de uno o dos años.

Ambas fueron abordadas por el equipo de trabajo del inversor. Por una parte le enseñaron a Carboni documentos que acreditaban la solvencia del empresario y la posibilidad de llevar adelante el proyecto y por otra parte le comunicaron casi desde el principio que estaban dispuestos a aceptar sus exigencias de convertirse en manager general y en darle un proyecto de cinco años.

Todo esto que estaba hablado por ambas partes se plasmó en formal a finales del pasado mes de agosto, cuando el italiano que representaba la figura de Benítez se sentó a comer en la misma mesa con Mario Alvarado para conocer en persona al propulsor del proyecto.

Hoy Benítez ya ha firmado por el Chelsea, pero lo ha hecho sólo hasta el final de temporada en un contrato que no le liga al conjunto de Londres, algo que desde el grupo inversor aseguran le abre las puertas de par en par a volver a Valencia la próxima temporada si definitivamente ellos consiguen comprar el club.

0 comentarios :

Publicar un comentario