viernes, 15 de febrero de 2013

2007 fue el año del iPhone; 2010 el del iPad, 2013... ¿iWatch?






















Un equipo de cien personas estaría dedicado en Apple a trabajar exclusivamente en el reloj iWatch, que tendría conexión a Internet y a los otros aparatos móviles de la marca, según han informado a la agencia Bloomberg fuentes cercanas al proyecto.

Como suele ser habitual en el sistema de trabajo de Apple, el grupo está aislado, al margen de otros proyectos, y desconectado de sus compañeros. Este grupo engloba toda la cadena de diseño, producción y posproducción, desde informáticos a ingenieros y especialistas demarketing, algunos de ellos ya con experiencia en el lanzamiento del iPhone y el iPad. El tamaño del grupo, así como su diversidad, sugiere que el proyecto está muy avanzado, según las mismas fuentes.


Apple, que próximamente va a celebrar su junta de accionistas, que le exigen mayores dividendos y más innovación, necesita otro producto rompedor, una vez agotados los efectos bursátiles que tuvieron el iPhone primero y el iPad después. La cadencia de fechas también coincide con un lanzamiento sonado, como sería un reloj con Internet, aunque no sería el primero en su clase (tampoco lo fue con el iPhone o con la tableta iPad). Si en 2007 presentó el iPhone y acabó con el liderazgo de los móviles inteligentes de Nokia, en 2010 estrenó la tableta iPad, e hizo olvidar que Microsoft y Toshiba habían sacado algo parecido antes.

El iWatch llegaría años después que el Smartwatch de Sony o el italiano i'm watch. Al igual que sucedió anteriormente, Apple contaría con la ventaja de un ecosistema propio y extenso, es decir, que los compradores de iPhone y de iPad (mucho más que los de Sony) completarían sus accesorios con este reloj, que, en algunos momentos (ejercicio físico, por ejemplo) supliría a los otros.

Un reloj, además, le dejaría también amplio margen de beneficio (el i'm watch cuesta 299 euros y el de Sony más de cien) y, a diferencia de los aparatos de televisión (otra de las opciones manejadas por Tim Cook), su mercado es mucho más amplio y dinámico. Mientras la renovación de televisores es baja, la del reloj ocurre anualmente y, cada vez más, diariamente. Más que en otros productos, hay un amplio sector de público que compra relojes de lujo, coleccionistas y unas modas que animan al cambio del accesorio.

Apple ya tiene experiencia poniendo aparatos en las muñecas, aunque de manera indirecta. Cuando lanzaron el iPod Nano, su reproductor de música, de sexta generación de manera espontánea surgió un complemento que lo convertía en reloj de pulsera (imagen). Apple lo hizo cuadrado, sin la entonces característica rueda táctil para manejar el menú. La pantalla pasaba a ser táctil y cuando estaba en reposo mostraba un reloj. Al principio la empresa de la manzana lo rechazó. Poco después pasó a venderlo en su tienda, donde sigue, en cuero y en caucho.

0 comentarios :

Publicar un comentario