miércoles, 13 de febrero de 2013

Benedicto XVI: el poder y la gloria.




Joseph Ratzinger, el Papa que acaba de dimitir, fue desde temprana edad un gran creyente en Dios.

Su creer lo impulsó a acumular mucho saber, llegando a convertirse en quien muchos consideran el teólogo número uno del catolicismo.

Por su creer y saber, el Papa Pablo VI lo llamó al poder en la Iglesia haciéndolo Arzobispo de Munich en 1977, y elevándolo luego al cardenalato.

En 1979 el Beato Papa Juan Pablo II le encomendó un dicasterio romano que requiere grandes conocimientos teológicos, la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Cuando en abril de 2005 muere el Papa que lo llamó a Roma, el entonces Cardenal Ratzinger recibe plenitud de poder en la Iglesia al ser elegido Sumo Pontífice, asumiendo el nombre de Benedicto XVI.
Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/02/13/1406335/benedicto-xvi-el-poder-y-la-gloria.html#storylink=cpy




El Papa tiene poder temporal sobre un minúsculo territorio, el Estado Ciudad del Vaticano, y amplios poderes de orden superior sobre los fieles de la Iglesia Católica. El Código de Derecho Canónico define así su posición: “Es cabeza del Colegio de los Obispos, Vicario de Cristo, y Pastor de la Iglesia Universal en la tierra; tiene en virtud de su función, potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siempre ejercer libremente” (Nº 331). La ley eclesiástica también tiene prevista la renuncia al cargo: “Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie” (Nº 332).

En un mundo en que tantos gobernantes se aferran tenazmente al poder, el Papa Benedicto ha dado un ejemplo sublime de desprendimiento.

Después de haber ejercido brillantemente el ministerio petrino durante casi ocho años, deja el poder por algo mejor, la gloria.

Han sido años intensos de viajes apostólicos, de muchos contactos con líderes civiles y religiosos, de muchas decisiones difíciles, de mucho magisterio. Se aleja del trono de Pedro cubierto con la gloria del deber cumplido, y contando con el agradecimiento y admiración de los católicos y de toda persona de buena voluntad. Dios lo recompensará con gloria eterna.



Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/02/13/1406335/benedicto-xvi-el-poder-y-la-gloria.html#storylink=cpy



0 comentarios :

Publicar un comentario