lunes, 18 de marzo de 2013

China: la mayor burbuja inmobiliaria jamás creada en la historia


A principios del nuevo milenio, cuando empezábamos a conocer con cuentagotas el vertiginoso crecimiento de la economía china (cercanos al 10% anual), todos los intelectualoides economistas del momento, al no disponer de información, afirmaban que siguiendo ese ritmo y con el potencial que tenían, se convertirían en la primera potencia mundial antes de mediados de siglo.

Con el pequeño aperturismo informativo que nos ha facilitado el acceso a datos desconocidos para occidente, debido sobre todo a internet, esa red que conmociona, convulsiona y tanto ha cambiado la sociedad que conocíamos el siglo pasado, ha dejado en descubierto las "posaderas" y los cimientos de ese alto crecimiento: una burbuja inmobiliaria a punto de estallar y cuyas consecuencias son desconocidas.

Me parece que, como siempre, aunque veamos la amenaza, no tomamos medidas en previsión de paliar los daños que causará y en lo que repercutirá a niveles de economía global. Al menos, las grandes organizaciones mundiales ni la alta política internacional, se ha pronunciado pública y explícitamente sobre el problema y cómo paliar sus efectos.

Como siempre, el refranero popular, tan sabio y tan poco leído y aplicado, nos avisa sobre eso que llaman "ciclo económico repetitivo" con su lenguaje tan peculiar...  "el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra" o también cabría aquello de "cuando las barbas del vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar"... y déjate tú de profecías, de Nostradamus y del tarot de la Esperanza Gracia...


Hace quince años, el Gobierno chino abrió la veda para que los ciudadanos pudieran adquirir su propia vivienda y que así pudieran convertirse en yezhu (propietarios, en chino). Entonces, el régimen capital-comunista creía que cerca de 400 millones de ciudadanos se mudarían del campo a la ciudad y del mundo rural interior a la costa. Las posibilidades de hacer negocio eran infinitas y el sector de la construcción disparó sus constantes vitales. Tres lustros después, el resultado de aquella invitación al desarrollismo son decenas de ciudades fantasma, urbanizaciones vacías y casas cerradas salpicadas por todo el país.

"Las autoridades podrían haber propiciado la mayor burbuja inmobiliaria jamás creada en la historia de la humanidad", destaca un reportaje de la cadena norteamericana CBS, que arrastrará a millones de familias que han invertido en el mercado inmobiliario los ahorros de tres generaciones y dejará sin empleo a buena parte de los 50 millones de trabajadores que ocupa. Actualmente la construcción de edificios supone entre el 20% y 30% de la actividad económica del país y, al año, se construyen entre 12 y 24 ciudades nuevas.

Que la burbuja china está a punto de estallar no es una idea solo de los analistas o de los críticos de la especulación inmobiliaria, sino de Wang Shi, magnate de Vanke, el mayor constructor de viviendas del país. "Hay una burbuja y eso es un problema. Si explota será un desastre", señala el empresario sin pestañear.

- "Un apartamento medio en Shanghai cuesta el equivalente a 44 veces el salario medio anual de un trabajador chino", espeta la periodista de la CBS.
- "Incluso más", apunta Shi.
- "Hay muchos promotores que dejan sus construcciones a medias", replica la periodista.
- "Sí, eso es un problema. Un enorme problema", concluye.


"Hay una burbuja y eso es un problema. Si explota será un desastre"

Los mismos medios que han glosado la burbuja inmobiliaria española buscan fenómenos similares a la crisis inmobiliaria yanki. Aquí han sido Seseña o Valdeluz. En China, la CBS se traslada a TianJin, al norte del país, donde se muestran esqueletos de rascacielos cuyas obras llevan meses paradas. Rascacielos y largas avenidas sin asfaltar donde no hay señales de actividad y que despiertan las dudas sobre si la parálisis del sector se debe a una crisis de crédito o a que los constructores las han abandonado porque saben que no van a conseguir venderlas.

El Gobierno chino fijó una serie de medidas para evitar la escalada de precios de años atrás y, el año pasado, los precios cayeron levemente y hubo protestas . Pero, "como en Estados Unidos [y en España], los chinos son incapaces de pensar en que la vivienda puede caer", señala el reportaje.

- "¿Los compradores se han manifestado alguna vez delante de sus oficinas?", preguntan a Wang Shi
- "Sí, a menudo. Si la burbuja explota puede haber un estallido social. Esperemos que los líderes supremos sean lo suficientemente inteligentes para resolver la situación, pero será impredecible".

1 comentarios :

  1. Aprovecho esta entrada para dar testimonio de la gesta de Carajillo.
    Com o los Beatles, la leyenda del equipo se hacía grande porque ya no iban a reunirse más.
    Pero tratándose de un campeonato benéfico, los míticos Alemao y Zico, decidieron volver a las canchas para atestiguar la enorme calidad que todavía atesoran.
    En un torneo impecable, consiguieron el triunfo y lo que es mejor, donaron el premio de 3.000 € a la ONG organizadora del torneo.
    Vaya pareja; nunca dejará de sorprendernos.

    ResponderEliminar