martes, 5 de marzo de 2013

¿Un magnate chino en Mestalla?


Se llama Zhao Mingyang y es el magnate chino que preside el Dalian Aerbin, club que milita en la Súper Liga china. Acaba de pasar una semana en Valencia, hospedado en el Hotel Las Arenas, y se ha quedado prendado del Valencia CF. Llegó con la intención de «aprender» del club valencianista y regresó a su país encandilado por la «generación de sentimiento de equipo» que el Valencia tiene entre su masa social, algo en lo que el emergente fútbol chino tiene todavía mucho que trabajar. 

La ciudad de Dalian tienen nueve millones de habitantes que se consideran seguidores potenciales, y pese a ello las asistencias a los estadios es muy minoritaria. Zhao, que se ha informado sobre la situación económica y deportiva del club, ha vivido el valencianismo de cerca durante siete días y quiere implantar ahora en su club el vínculo que aquí existe entre afición y equipo más allá de que que la grada en ocasiones pueda ser crítica.


Para el dirigente asiático, antes de emprender viaje de regreso a China declaró: «el Valencia tiene experiencias parecidas a la hora de gestionar un club a las nuestras. Ha tenido sus altibajos, sus dificultades... y queremos aprender de todo eso para ver cómo se gestiona. Modelos como el del Real Madrid a nosotros no nos sirven».
La intención del club oriental, según afirma el propio Mingyang, es intentar aprender del Valencia CF tres conceptos de los cuales carece su club como son por un lado una estructura de fútbol base. Todo apunta a que cuando el Valencia devuelva la visita se desplazará un técnico hasta allí para analizar la vertiente deportiva y establecer una colaboración. Por otro la anteriormente mencionada «generación de sentimiento de equipo» y en último lugar la búsqueda de una economía sostenible que se pueda conjugar con un rendimiento deportivo, más o menos como la que cconsideran el Valencia ha aplicado en los dos últimos ejercicios. Mingyang valora el hecho de que «el club ha reducido deuda durante los últimos dos años y al mismo tiempo ha conseguido mantenerse entre la élite del fútbol continental europeo, participando en Champions League».
En la semana que ha estado aquí, Zhao no ha querido dejar pasar ni un detalle y buena prueba de ello es el hecho de que, al margen de haber traido un traductor en su grupo de trabajo, solicitase al Valencia CF la colaboración de otro específico para la comprensión de las explicaciones y los datos que requerían mayor meticulosidad. Zhao Mingyang estuvo acompañado por Li Ming, director deportivo del club que tiene el honor de ser el jugador que más veces ha lucido la camiseta de la selección nacional china, por encima del centenar. Junto a toda una comitiva visitaron la Ciudad Deportiva de Paterna así como las oficinas de la entidad y, al mismo tiempo, presenciaron también en el palco de Mestalla el choque liguero contra el FC Barcelona que finalizó con empate a uno: «El Valencia es un club que no puede comparar su presupuesto al del Barcelona, pero vimos que pudo competir de tú a tú y pudo incluso ganar el partido. Es un modelo a seguir. Me ha impresionado muchísimo».
Mingyang explicó por qué eligió el Valencia CF: «He escogido el Valencia porque tiene interés de hacer negocios con nosotros, y yo quiero hacer negocios con el Valencia. Esta es la primera vez que hemos venido, faltan muchas más, pero cuando volvamos mas adelante iniciaremos proyectos conjuntos. El Valencia es un referente y en temas de marketing estoy seguro de que llegaremos a algún acuerdo pronto».
La vertiente técnica a la hora de afrontar la construcción de ciudades deportivas en China que optimicen la formación de talentos es otra área en la que el Dalian quiere trenzar lazos, de ahí que en la devolución de la visita que el Valencia CF hará al club chino en breve, casi con total seguridad se desplace también algún técnico. En estos momentos ellos funcionan con un modelo que gira alrededor de la contratación de futbolistas que hayan rendido en Europa pagándoles una fortuna, como es el caso de los exbarcelonistas Rochemback y Keita, y a los que rodean de futbolistas locales. Pero la intención, sin embargo, es poder obtener también recursos deportivos propios de élite a medio y largo plazo. Es algo que saben que ahora no pueden conseguir de un día para otro, pero que tienen en mente... Y cuando los orientales tienen algo en mente es difícil hacerles cambiar de opinión.

0 comentarios :

Publicar un comentario