jueves, 4 de abril de 2013

El "Handelsblatt" primer diario económico de Alemania pide que se paren los ajustes en España






“Sería nefasto que los halcones en la UE obligasen ahora a Madrid a sofocar el tímido auge mediante unas medidas de consolidación de fuerza aún más bruta. Esto volvería a poner a prueba una vez más la asombrosa capacidad de sufrimiento de los españoles”.

Esta no es una declaración del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, o del PSOE, que están reclamando una flexibilización en los objetivos de déficit para España. Es un artículo del Handelsblatt, el principal periódico financiero de Alemania, con el que probablemente Merkel, defensora de la ortodoxia presupuestaria de la UE, desayunó el martes por la mañana.


El editorial de la periodista Anne Grüttner advierte de que no se deben imponer más recortes a un país como España, que sigue colaborando con la UE en rescatar a otros países a pesar de que sufre altas tasas de desempleo: “¿Qué pasaría en Alemania si tuviésemos un paro masivo de más de un 26%? ¿Qué pasaría si en una situación así Alemania se viera obligada por los socios de la UE a recortar sus Presupuestos en casi un 5% en un solo año? ¿Qué pasaría si se les recortaran los sueldos a los funcionarios y subieran el IVA y las tasas universitarias?”, se pregunta.

“La respuesta es evidente: Los partidos extremistas subirían como la espuma y los tonos eurocríticos pasarían a ser un coro estridente. En España se dan todas las condiciones citadas. Y, para gran asombro, este caldo de cultivo aún no ha dado movimientos extremistas o populistas. Ni en el Parlamento español ni en los parlamentos regionales hay un solo diputado de un partido xenófobo.

Bajo la presión de Bruselas y en medio de una recesión, el gobierno español no solamente ha recortado masivamente los Presupuestos, sino que también ha liberalizado el mercado laboral. A medio plazo tiene sentido, pero para las empresas a corto plazo es más fácil y barato recurrir a despidos masivos. No obstante, en España no hay movimientos antieuropeos como en Italia o Alemania”, responde el artículo.

El cambio de opinión de este diario sobre la figura de Rajoy es evidente. Hace justo un año llegaba a incluir al presidente español como el “pinocho del día” por sus negociaciones del déficit en Bruselas. Un año después el balance del diario financiero alemán es mucho más halagüeño: “Los frutos de la política española de consolidación –la reducción del déficit presupuestario, que recientemente ha sido muy notable, así como las bajadas del nivel salarial, el saneamiento de los bancos, la subida de las exportaciones y los superávits en los balances de los pagos corrientes– provocan que aumente la confianza de los inversores.

Los gigantes internacionales del sector del automóvil amplían sus plantas de producción en España. Los bonos ibéricos vuelven a estar muy solicitados. Inversores financieros como Blackstone o Aurelius escudriñan el país en busca de inmuebles o participaciones empresariales atractivas”.

El periódico reconoce que España sigue aportando al rescate de otros países a pesar de sus problemas internos: “Probablemente lo más sorprendente es que, a pesar de todo esto, en España, a diferencia de Alemania, nunca ha habido debates sobre las considerables contribuciones a los paquetes de rescate de la UE.

España ha contribuido a los mecanismos de ayuda puestos en marcha hasta ahora, es decir al FEEF y al MEDE, una cantidad aproximadamente igual de alta que la suma que el MEDE ha destinado a Madrid para el saneamiento de los bancos: alrededor de 40.000 millones de euros. A pesar de la propia crisis permanente, todas las ayudas para Grecia, Irlanda o Portugal fueron aceptadas sin resistencias en el Parlamento en Madrid. Tampoco se pone en duda en el debate público el paquete para Chipre, al que España ha contribuido en un 15% que tendrá que restar de sus propios Presupuestos”.

“En vista de todo ello, lo único que se puede decir es: ¡chapó! Es evidente que los españoles son personas solidarias y generosas. Es evidente que están dispuestos a buscar los errores primero en su propio país, en lugar de caer en campañas contra los inmigrantes, contra Europa o contra el euro”, señala el artículo de opinión.

El artículo reconoce que las reformas aún no las está notando la sociedad: “La mayor parte de la población aún no nota nada de todo esto. Según apuntan todos los pronósticos, este año el desempleo seguirá creciendo. El gobierno español espera que en el cuarto trimestre la economía pueda volver a crecer mínimamente, por primera vez desde finales de 2011. En ese momento, la luz al fondo del túnel será ser más clara y la población por fin deberá ser recompensada por los sufrimientos de los últimos años”.

0 comentarios :

Publicar un comentario