miércoles, 3 de abril de 2013

Los mejores partidos de fútbol de la historia (5)



Sobra cualquier comentario. Si eres mayor de 35 años más o menos y futbolero, no tengo nada que contarte. Toda España vivió aquel 21 de diciembre de 1983 en Sevilla, en el Benito Villamarín, y recuerda aquella mágica noche. Nadie creía que era posible ganar por 11 goles de diferencia. Y menos cuando de rebote Malta marcó un gol a Buyo en su única aproximación... tocaba marcar 12 y al descanso sólo habíamos conseguido un 3-1... pero ocurrió...

Yo recuerdo verlo junto a mi padre y emocionarnos en la segunda parte contando de cada cuantos minutos teníamos que marcar un gol para conseguirlo... porque vimos que era posible. Imborrable recuerdo la voz quebrada y el "gallo" de Jose Ángel de la casa al cantar el duodécimo gol, marcado por Señor... Miguel Muñoz al frente y junto con los mencionados Buyo y Señor, la alineación inicial fue la compuesta por el capitán Camacho, Goicoechea,  Maceda, Gordillo, Víctor Muñoz, Manu Sarabia, Carrasco... y por supuesto Hipólito Rincón y Santillana con 4 goles cada uno... ¿sabrías decirme los 3 goles que faltan hasta los 12, quién los marcó antes de ver el vídeo?

El vídeo insertado conserva las imágenes y voz originales. Míralo que vale la pena recordarlo... y si eres jóven o no lo has visto nunca por la razón que sea, no te lo puedes perder.

Por cierto, viendo las imágenes he contado 9 jugadores de la selección española dentro o en el borde del área cuando se saca el gilicorner que acabará en ese último gol tras otra jugada en la que 5 jugadores españoles están en boca de gol a la espera del centro de Víctor... y Camacho por detrás de todos... él solo como defensa... con un par.

La fase de clasificación para la Eurocopa estaba compuesta por siete grupos, y el líder de cada uno de ellos entraba en la fase final. A falta de una jornada, España era segunda y necesitaba ganar en el último partido a Malta por 11 goles o más, única posibilidad que tendrían para superar a Holanda en la clasificación final. Si se producía una victoria por menos de ese tanteo, los españoles y holandeses empataban a puntos, pero se clasificarían sus rivales al contar con una diferencia de goles mayor.

Aunque los medios de comunicación españoles calificaron la remontada de imposible, España ganó 12-1 y se clasificó para la Eurocopa de Francia 1984, en la que quedó finalista... pero esa es otra historia...

0 comentarios :

Publicar un comentario