sábado, 1 de junio de 2013

Mercadona revoluciona la gestión de la frutería


Las tiendas de Mercadona de Valencia están inusualmente llenas de clientes en la zona de fruta y verdura a última hora de la tarde. La razón: aprovechar las bajadas de precios que se están aplicando.

Manojos de espárragos a 50 céntimos, patatas a 20 céntimos el kilo o cerezas a menos de la mitad del precio que tenían por la mañana… son algunos de los chollos que encuentran los clientes. Los responsables de frutas y verduras de estas tiendas, que participan en una prueba para mejorar las ventas de frescos en la cadena, tienen ahora autonomía para bajar los precios a los productos y evitar así quedarse con mercancía sin vender. El objetivo: reponer cada día y tirar lo menos posible.

El presidente de la cadena, Juan Roig, dijo en la presentación de resultados que este año la empresa va a focalizar sus esfuerzos en duplicar las ventas de frescos para llegar a vender el mismo volumen que de secos. 

La bajada de precio la define el propio frutero, que se encarga de reetiquetar y de introducir el cambio electrónicamente para que se traslade a los pesos en los que el cliente pone el producto a granel. El objetivo marcado es que al final del día no quede producto, porque lo tiene que tirar.

Varios responsables de frutería de estas tiendas han señalado que no tienen un límite a la baja, aunque en Mercadona aseguran que hay una horquilla oficial para evitar que se venda por debajo de coste.

El momento del día en el que se realicen las bajadas de precio tampoco está establecido, lo pueden hacer si lo desean a primera hora de la mañana, pero lo habitual es que se bajen en la última parte del día, cuando está próxima la hora de cierre y el responsable puede ver qué volumen se va a quedar sin vender.

El plan para promover la fruta y verdura ha hecho que los productos se repongan cada día. Llegan de acuerdo con los pedidos que los responsables han realizado y que se basan, según explican estos empleados, en los históricos que tienen de las mismas fechas de años anteriores y en su propia experiencia. “El objetivo es que aprendan a gestionar los pedidos con un concepto de microempresa”, explican en la cadena.

Sin embargo, estos ajustes aún se están afinando. “Suelo hacer el pedido pensando en lo que vendo, más un 40%, pero, dependiendo de lo que tengan, me pueden mandar más”, afirma el responsable de una tienda. 


Fruteros con más autonomía

1. Para competir con la frutería de barrio, introduce el “concepto de microempresa” en las secciones de fruta y verdura a modo de prueba.

2. Está testando la fórmula en tiendas de la provincia de Valencia para ver hasta qué punto se traslada al resto de la cadena.

0 comentarios :

Publicar un comentario