domingo, 16 de junio de 2013

Los jóvenes españoles no estudian lo que pedirá el mercado laboral


Más de la mitad de las empresas de todo el mundo dicen no estar seguras de que las instituciones educativas generen el talento necesario para sus organizaciones. Es una de las principales conclusiones del Barómetro del talento de la consultora de recursos humanos Mercer, que acaba de ser presentado. Una encuesta entre directivos de gestión del talento de 1.260 organizaciones, incluyendo organizaciones sin ánimo de lucro y gobiernos, de diferentes sectores y distintos tamaños –desde 1.000 a más de 10.000 empleados–. El 57% de las entidades encuestadas duda de que la formación que se imparta hoy responda a sus necesidades de mañana.

Los "reclutadores" han pedido tradicionalmente un mayor acercamiento de las instituciones educativas en general y muy en particular de las universidades. Pero también la adecuación entre los requerimientos del mercado laboral y la oferta de estudios es una cuestión que atañe a los estudiantes.

Jonas Prising es el presidente de ManpowerGroup América y Sur de Europa, uno los principales grupos mundiales de recursos humanos. En una reciente entrevista al periódico EXPANSIÓN, este ejecutivo aseguraba que las nuevas promociones de jóvenes graduados no llegan al mercado con las competencias que se van a requerir cada vez más en las organizaciones, entre otros motivos, "porque algunas de las carreras universitarias que se estudian no son las que se precisan en el mercado de trabajo". Prising cree que para cubrir las profesiones del futuro serán necesarios sobre todo graduados en Ciencias, en tecnología, en ingenierías y en Matemáticas, "porque la tecnología será la base de casi todo. España, Europa e incluso Estados Unidos no lo estamos haciendo bien en este sentido, no somos fuertes en estas disciplinas". A diferencia de potencias emergentes como India, China e incluso México, que gradúa 115.000 ingenieros al año, más que Alemania, Canadá, Gran Bretaña o Brasil, como destacó el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton en una reciente conferencia en Madrid.

En este sentido, la secretaria de estado de Educación, Formación Profesional y Universidad, Montserrat Gomendio, reconocía en una entrevista a este diario que "nuestro sistema educativo no señala bien el camino del empleo". Refiriéndose a la Universidad, la número dos del Ministerio explica que "el problema es que el 50% de los alumnos elige titulaciones de Ciencias Sociales, que no tienen tanta oferta laboral". Uno de los objetivos de la reforma educativa enviada al Parlamento es precisamente asesorar a los jóvenes y sus familias sobre las perspectivas profesionales de cada rama académica en los momentos en que los estudiantes deben elegir sus estudios.

Porque, ¿cómo escogen carrera los universitarios españoles? Según una encuesta de la consultora Círculo Formación entre alumnos de último curso de Bachillerato en la feria Unitour, la mayoría lo hace por vocación (43%), aunque seguido muy de cerca por las salidas profesionales (36%). No obstante, tres cuartas partes (76%) no tiene claro qué titulación elegir o duda entre dos o más carreras. La mitad (49%) quiere dirigirse hacia las Ciencias Sociales y Jurídicas o Artes y Humanidades, seguidas de Ciencias de la Salud (29%) y, en último lugar, ingenierías y Arquitectura (22%).

Sin embargo, estas titulaciones técnicas son las más demandadas por las empresas, con un 43% del total de ofertas de empleo según los datos de Adecco. Las carreras del área jurídico-social concentran el 37%; las del ámbito científico y sanitario, el 15%; y las de humanidades, el 5%. Es decir, entre las de Ciencias y técnicas suman casi el 60%. Las carreras predilectas de los jóvenes son Administración y Dirección de Empresas (ADE), Derecho y Medicina, según los datos de Círculo Formación. Mientras que las más demandadas actualmente en el mercado de trabajo son ADE, ingenierías –especialmente Industrial–, Informática, Economía, Derecho y Medicina, según Adecco, que destaca que cinco carreras presentan déficit de titulados para cubrir las ofertas de empleo: ingenierías Industrial, Informática, Telecomunicación y Caminos, además de Medicina. Y la tendencia de futuro parece ir por el mismo camino.

Según un informe de Randstad, los titulados técnicos se desmarcan del resto y consiguen más contratos y optan a un mayor abanico de oportunidades. La formación en salud cuenta con mejores perspectivas a largo plazo. Las ciencias experimentales tienen una demanda estable, aunque titulaciones como Química o Biología tienen buenas perspectivas por la aparición de nuevas profesiones. La rama de Ciencias Sociales tiene peso por Ciencias Empresariales o Gestión de la Administración Pública. Y Humanidades sigue apareciendo como el área con menor empleabilidad porque aún tiene muchos más titulados que la oferta de empleo que se genera para ellos.

LOS DATOS:

-Las carreras técnicas son las más demandadas por las empresas, con un 43% de las ofertas de empleo. Las de Ciencias Sociales y Jurídicas concentran el 37%, las científico- sanitarias el 15% y las de Humanidades el 5%. Entre las de Ciencias y técnicas suman casi el 60%.

-Las titulaciones universitarias más requeridas por los empleadores actualmente son Administración y Dirección de Empresas, las ingenierías –sobre todo Industrial–, Informática, Economía, Derecho, Medicina, Farmacia y Química.

-En una década podría haber en España un descenso del 44% en el número de titulados en carreras universitarias relacionadas con las tecnologías de la información.

-Las nuevas profesiones del futuro se cubrirán sobre todo con graduados en Ciencias, tecnología, ingenierías y Matemáticas.

-El 57% de las organizaciones duda de que la formación que se imparte hoy responda a sus necesidades.

-La mayoría de los jóvenes elige carrera por vocación (43%) y por las salidas profesionales (36%). El 76% no tiene clara esta elección. Dibujos para hacer cantera de tecnólogos Everis y la Universidad Pompeu Fabra han apostado por poner en marcha una serie de animación, ‘Noa & Max. Atrapados en Electronia’, dirigida a alumnos de 10 a 14 años, edad en la que aún no han decidido qué estudiar. El objetivo de esta singular iniciativa no es otro que el de fomentar que los jóvenes escojan estudios científico-tecnológicos. En este proyecto trabajan conjuntamente la industria, la universidad y la administración pública, que tratan de solucionar así un problema que, en último término, afecta a la empleabilidad de los jóvenes españoles.

Desde la consultora Everis se señala que desde el año 2008 viene elaborando diferentes informes y proyectos sobre la problemática falta de vocaciones en el ámbito científico-técnico. Por ejemplo, la mitad del alumnado no se ve capaz de cursar este tipo de estudios y más de la mitad valoran negativamente las materias de Química, Física y Tecnología. Sólo una cuarta parte las percibe en positivo. En plena era de Internet, se estima que en una década podría haber en España un descenso del 44% en el número de titulados en carreras universitarias relacionadas con las tecnologías de la información.

0 comentarios :

Publicar un comentario