jueves, 20 de junio de 2013

Un modelo matemático para salvar los cítricos valencianos de la "araña roja"


La plaga del ácaro Tetranychus urticae, más conocida como "araña roja", es una de las más dañinas para los cítricos valencianos. Mandarinas y limones son especialmente sensibles a esta plaga, propia del área mediterránea, cuya incidencia en el ámbito valenciano ha aumentado en las últimas décadas.

Con el objetivo de determinar la capacidad acaricida de nuevos compuestos derivados del uracilo, un equipo de investigadores de tres universidades valencianas ha evaluado 40 de estos nuevos compuestos, creando un modelo matemático para predecir su capacidad acaricida frente a esta plaga.

El equipo investigador ha sintetizado y probado unos cuarenta productos nuevos derivados de uracilo con potencial actividad acaricida frente a esta especie. Mediante softwares específicos, han obtenido un modelo matemático que permite correlacionar la estructura química de los compuestos con su actividad acaricida.

Según el profesor de la CEU-UCH Salvador Mérida, investigador principal del equipo, “la importancia de este modelo radica en que nos permite disponer de una herramienta capaz de predecir la actividad acaricida de nuevos productos antes de ser testados directamente sobre los ácaros”.

Cuando Tetranychus urticae se alimenta de las hojas de los cítricos causa decoloración y desecación; en el caso de los frutos, provoca manchas herrumbrosas en la superficie del fruto, que impiden su comercialización.

“Esta arañita es una plaga muy dañina para los cítricos y, por lo tanto, su control tiene gran interés, tanto agrario como económico. Es especialmente relevante en nuestra Comunidad Valenciana, ya que es la primera región española exportadora de cítricos”, añade Mérida.

Los nuevos compuestos derivados del uracilo estudiados por este equipo no solo han demostrado tener una notable capacidad acaricida frente a esta plaga, sino también una menor toxicidad frente a los plaguicidas hasta ahora comercializados. Por ello, Mérida cree que con la herramienta desarrollada “se podrían obtener compuestos capaces de reemplazar a los actuales, tanto por su actividad acaricida como por ser más respetuosos con el medioambiente”.

Los resultados de este estudio, realizado mediante técnicas de topología molecular, han sido publicados en la revista Combinatorial Chemistry & High Throughput Screening.

0 comentarios :

Publicar un comentario