miércoles, 6 de noviembre de 2013

Melatonina: ¿milagro o peligro?


Hace ya varias semanas, entré en una parafarmacia y pedí consejo para los problemas de insomnio que mi hijo pequeño sufría. Me recomendaron Melamil... me dijeron que era "mano de santo", mejor que infusiones y otros remedios caseros o "de la abuela". Así que me costó 20€ pensando que con unas gotitas durante unos días, remedio solucionado. Al llegar a casa, consulté en internet qué era lo que había comprado, ya que no llevaba prospecto ni explicaba nada. Por cierto, a los médicos les jode (con perdón) un montón la existencia de Google... jajajajajja... lo entiendo perfectamente.

A lo que iba... para mi sorpresa el Melamil es una hormona (melatonina) cuya comercialización se aprobó en España no hace mucho, y que se vende en parafarmacias como complemento alimenticio. La melatonina se prescribe para adultos con problemas de insomnio, jet-lag... y para bebés o niños que realmente tengan un problema con el sueño, no para los bebés que se despiertan varias veces por la noche y no dejan dormir a sus padres.

He leído en internet que el uso de esta hormona no tiene ningún efecto secundario en adultos, ya que su consumo está muy estudiado, pero que se desconoce el efecto en niños y bebés, ya que no hay estudios al respecto. Y ahí está el peligro. No estamos hablando de ofrecer a nuestro hijo unas simples hierbas, sino una hormona. Por este motivo debe estar siempre bajo la supervisión de un pediatra. Y a él acudí, antes incluso de abrir el frasco.

Según wikipedia "la melatonina influye sobre el sistema inmunológico, sida, cáncer, envejecimiento, enfermedades cardiovasculares, cambios de ritmo diarios, sueño, afecciones psiquiátricas. Los cambios de ritmos están asociados al "jet lag" (pasajeros de viajes transoceánicos), trabajadores de turno de noche y síndrome de retraso de la hora de sueño. La melatonina se usa para combatir estos desórdenes del sueño. Se ha comprobado que la melatonina reduce el daño en tejidos debido a isquemia tanto en cerebro como en corazón; sin embargo, no ha sido probado en humanos."

No es por tanto algo con que medicar a un bebé tan "a la ligera". Así que acudí al pediatra y le comenté el problema, guardándome lo de la melatonina. Y me sorprendió mucho que el pediatra me recetó el Melamil y me dijo que era una hormona que el propio cuerpo segrega y que regula el reloj biológico de los humanos. Y que los niños que todavía no habían "puesto en hora" dicho reloj, podían tomarlo perfectamente sin ningún efecto secundario. Y así fue. En un mes de "tratamiento" hubo suficiente y mi hijo superó ese problema.

La melatonina en sí, tiene que ver en el sueño de nuestro bebé, así que he buscado información y he encontrado algunos consejos que nos pueden ayudar a que nuestro hijo segregue más melatonina, de forma natual, favoreciendo la calidad y regularidad del sueño:

Es importante que nuestro hijo salga por la mañana a dar un paseo para que reciba mucha luz. También puede ser luz artificial, pero es más recomendable que sea natural. Por la tarde, hay que disminuir la cantidad de luz que recibe, ya que así se favorece su producción. 

1 comentarios :

  1. A mí me lo recetó mi pediatra durante un mes y le fue muy bien a mi hijo de dos años... y no noté ningún cambio en él... sólo que ya no tenía miedo a dormir...

    ResponderEliminar