sábado, 11 de enero de 2014

Cómo crear una contraseña segura y fácil de recordar


Si quieres proteger tu ordenador, tus accesos a banca electrónica por internet, cuentas de correo electrónico, cuentas de redes sociales... no debes recurrir a combinaciones fáciles y habituales como información personal, fechas de nacimiento, pareja... 

Para crear una contraseña buena de verdad, basta con seguir el sentido común... y eso es lo que han recopilado desde tecnopasion.com. Una serie de consejos que te ayudarán como mínimo a mejorar la barrera que interpones ante algún ladrón informático o sistema de espionaje. 

1.- No uses una palabra que pueda estar en el diccionario o sea una palabra de uso común

2.- No utilices información personal en tus contraseñas como el nombre de tu pareja o tu fecha de nacimiento

3.- No uses una contraseña muy corta, intenta que tenga como mínimo 6 caracteres o mejor todavía 8

4.- No uses la misma contraseña en todas partes y no la mantengas demasiado tiempo, cámbiala con cierta regularidad

5.- Intenta que tu contraseña sea variada y que incluya letras en mayúsculas y minúsculas, así como números o símbolos (aunque en algunos casos estos caracteres pueden no estar permitidos).


¿Cómo recordarlas?
El problema de todo esto es que, si creas una contraseña muy larga y compleja con letras mayúsculas, minúsculas y números, es probable que te resulte difícil de recordar. Por ello hay un par de métodos que pueden resultar interesantes para crear contraseñas complejas fáciles de recordar.

1. El método de la frase:
Este método consiste en tomar una frase que te resulte fácil de recordar y contraerla hasta transformarla en una contraseña. Por ejemplo:

“Me gusta el rock de los 70”

Podría transformarse en

“Megustaelrockdelos70”

Y después puedes escribir mal alguna de las palabras, reducirla o sustituir alguna letra por números o símbolos, así:

“MgstlR0ckdl$70”

Lo que sería ya una contraseña bastante segura y fácil de recordar


2.- El método del “método”
Este método consiste en utilizar una palabra o palabras fáciles de recordar y transformarlas con una fórmula que te resulte fácil también de recordar. Así, puedes partir de una palabra:

“Caballero”

Y aplicarle un método como introducir una cifra o una fecha fácil de recordar tras las dos primeras letras y sustituir alguna de las letras por números que tengan una grafía similar. Así quedaría:

“Ca1970ba11er0”

Que ya es una contraseña bastante más segura.


3.- Examina tu contraseña
Por otro lado, quizá has visto en algunas páginas web que cuando vas a crear una cuenta de usuario y eliges contraseña, el propio sistema te ofrece una referencia de la seguridad de la clave que estás usando. Pues bien, una vez que hayas creado tu contraseña, puedes averiguar cuán segura es utilizando servicios como el que proporciona la propia Microsoft en la dirección: https://www.microsoft.com/es-es/security/pc-security/password-checker.aspx

0 comentarios :

Publicar un comentario