martes, 15 de abril de 2014

Historia de las sedes de la final de la Copa del Rey


La primera final de Copa tuvo lugar en el Hipódromo de Madrid, en el año 1902. A partir de aquel año, el torneo se disputó de forma ininterrumpida y con diversos formatos hasta 1936. Tras la Guerra Civil, la primera final, en 1939, se jugó en Montjuic.

El campo de Mestalla, propiedad del Valencia CF y que acoge este año su décima final de Copa, se convertirá con este encuentro en el estadio de fuera de Madrid que más veces ha sido sede del partido decisivo de este torneo.

Mestalla superará el miércoles las nueve finales que se han jugado en el estadio barcelonés de Montjuic, ya que hasta este año, ambos campos habían albergado nueve partidos y ahora la designación del recinto valencianista como sede del Barcelona-Real Madrid ha decantado la balanza a favor del recinto valenciano.

La equidistancia de Valencia con Madrid y Barcelona (350 kilómetros) ha sido uno de los factores que a lo largo de la historia de la Copa del Rey ha favorecido la elección de Mestalla como sede de estas finales, además de que en muchas de ellas han participado equipos catalanes o madrileños.

Desde el inicio de este torneo, que empezó a jugarse en 1902, las finales se han disputado tanto en estadios propiedad de clubes del fútbol español, como en campos de otras características como Montjuic o La Cartuja, además de haberse disputado en los primeros años del torneo en lugares que dejaron pronto de acoger partidos.

Además de que algunas ediciones no se disputaron por el actual sistema de eliminatorias directas, hay finales jugadas en el Jolaseta de Guecho (Vizcaya) y en Madrid en el Hipódromo, el Narváez o el Martínez Campos, entre otros lugares.

Por lo que respecta a Mestalla, este estadio se convertirá en el tercero con más finales disputadas, solo por detrás de los madrileños Santiago Bernabéu, propiedad del Real Madrid (con 36) y del Vicente Calderón, del Atlético de Madrid (12).

El campo del Real Madrid acogió siete de las 36 finales bajo su primera denominación, Nuevo Estadio Chamartín, mientras que a partir de 1955 las albergó con su nomenclatura actual de Santiago Bernabéu.

Lejos se encuentran los siguientes estadios clasificados en una lista de anfitriones de la final como son, entre otros, el desaparecido estadio de Chamartín, con cinco finales, el Camp Nou, del Barcelona, y La Romareda, del Zaragoza, con tres finales en su haber.

En Chamartín se disputaron las finales de 1931, 1932, 1935, 1941 y 1942. El actual campo del Barcelona fue el escenario de las correspondientes a los años 1963, 1970 y 2010, mientras que en el del Zaragoza se dirimieron los títulos de 1983, 1987 y 1996.

La primera ocasión en la que el estadio del Valencia acogió el partido decisivo de la competición copera fue en 1926. Desde entonces, ha acumulado finales hasta llegar a las diez actuales, incluida la de este año, tres de ellas en las últimas seis temporadas (2009, 2011 y 2014).

El estadio con el registro de más finales disputadas de forma consecutiva es el Santiago Bernabeu, que fue designado como sede del partido decisivo de la competición entre los años 1948 y 1954, ambos incluidos.

Entre los campos más conocidos por la afición que han acogido finales están El Molinón (Gijón), Atocha (San Sebastián), San Mamés (Bilbao), Les Corts (Barcelona), Riazor (La Coruña), El Sardinero (Santander), Metropolitano y Vallecas (Madrid), Nuevo Zorrilla (Valladolid), La Cartuja (Sevilla) y Martínez Valero (Elche).

0 comentarios :

Publicar un comentario