viernes, 25 de abril de 2014

Los billetes como vía de infección


La circulación "de mano en mano" de los billetes -sobre todo, de los de menor valor- es lo que los ha convertido en un medio de intercambio de hasta 3.000 bacterias. Así lo han determinado los investigadores del Proyecto Dinero Sucio de la Universidad de Nueva York (NYU), que por primera vez identificaron una cantidad de bacterias muchas veces superior a la hallada por estudios previos que examinaron muestras con microscopios.

Entre esas 3.000 bacterias halladas, las especies que más abundan en los billetes son las que causan acné. Detrás de ellas, están las responsables de úlceras gástricas, neumonía, intoxicaciones e infecciones estafilocócicas. Algunas eran portadoras de los genes responsables por la resistencia antibiótica.

De acuerdo con la información que trascendió sobre la investigación, fue posible identificar muchas más especies que los estudios anteriores porque la secuencia de genes de alta velocidad y el análisis de bases de datos computarizadas permitieron reconocer formas de vida por su ADN, en lugar de aislar las células en cultivo y estudiarlas bajo un microscopio.

Cerca de la mitad del ADN encontrado en los billetes fue humano, pero también se hallaron bacterias, virus, hongos y patógenos de plantas. Se vieron también diminutos rastros de ántrax y difteria; identificaron ADN de caballos y perros, y hasta un fragmento o dos de ADN de un rinoceronte blanco.

"Fue bastante sorprendente para nosotros", dijo Jane Carlton, directora de la secuencia de genoma del Centro de Genómica y Biología de Sistemas de NYU, donde se realizó el estudio financiado por la universidad. "Encontramos que los microbios en verdad crecen en el dinero".

La investigación -que publica The Wall Street Journal en su versión digital- ofrece un vistazo al problema internacional del dinero sucio.

Desde rupias hasta euros, el efectivo es uno de los artículos más intercambiados en el mundo y, por eso, los higienistas han advertido hace tiempo de que podrían ser una fuente de contagio.

1 comentarios :

  1. qué asco me ha dado esta entrada...y lo tocamos todo luego... menos mal que yo no manejo muchos billetes... jajaja

    ResponderEliminar