miércoles, 21 de mayo de 2014

Los trabajos forzados generan 150.000 millones de dólares anuales


El trabajo forzado, incluyendo la explotación sexual, genera al año ganancias por valor de 150 mil millones de dólares, según el informe que presentó en Ginebra la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Casi dos tercios de estas ganancias ilegales –99 mil millones de dólares– proceden de la prostitución forzada. La explotación sexual constituye la mayor parte del trabajo forzoso, que se produce sobre todo en Asia, pero seguido de las economías desarrolladas, entre ellas las de la Unión Europea (UE).

Según expuso el director general de la OIT, Guy Ryder, el trabajo forzado afecta en todo el mundo a 21 millones de hombres, mujeres y niños...

Hacen falta medidas concretas para ayudar a estas personas y ello incluye que las grandes compañías asuman la responsabilidad por los métodos de negocio de sus proveedores.

Un total de 34 mil millones de dólares ilegales se obtienen de la explotación en el sector de la construcción, industria, minería y servicios. Otros 9 mil millones de la agricultura, uso de bosques y pesca y 8 mil millones del trabajo doméstico escasamente o no remunerado.

Como trabajo forzado la OIT considera aquellas labores o servicios no voluntarios que se realizan bajo amenaza de sufrir algún castigo. La explotación de personas que no tienen otra opción que trabajar en esas situaciones es calificada por la organización como “esclavitud moderna”.

“Este nuevo informe lleva nuestro conocimiento sobre la trata, el trabajo forzoso y la esclavitud moderna a un nivel superior”, declaró Ryder. “El trabajo forzado es nocivo para las empresas y para el desarrollo, pero sobre todo para sus víctimas. Este informe añade un nuevo carácter de urgencia a nuestros esfuerzos para erradicar cuanto antes esta práctica altamente rentable pero fundamentalmente nefasta”.

La explotación más rentable, con 34 mil 400 dólares por víctima al año, se da en las economías desarrolladas. En Cercano Oriente son 15 mil, en Asia 5 mil y en África 3 mil 900 dólares.

En cuanto al sector, el que más ingresos ilegales produce es la explotación sexual forzosa, con una media de 21 mil 800 dólares por víctima al año, mientras que en la industria son 4 mil 800 dólares, en la agricultura 2 mil 500 y el trabajo doméstico 2 mil 300 dólares.

Debemos enfrentar el hecho de que “más de la mitad de las víctimas del trabajo forzado son mujeres y niñas, sobre todo en la explotación sexual comercial”, indicó Ryder.

Los gobiernos y las fuerzas de seguridad tienen que ayudarlas a ellas y a los hombres y jóvenes afectados. También es necesario aumentar los derechos de los inmigrantes que cruzan fronteras en busca de una vida mejor y se convierten en trabajadores forzados, añadió.

0 comentarios :

Publicar un comentario