jueves, 5 de enero de 2017

¿Qué te han traido los Reyes Magos?


He dicho varias veces en este blog y me reafirmo, que odio la navidad. Lo he razonado y argumentado. Sin embargo, desde que soy padre, creo que el día más bonito y en el que más se disfruta por ambas partes (hijos y padres) es el día de Reyes.

Ese despertar con emoción, admiración, respeto, curiosidad... hace que sea un día muy especial sobre todo si tienes hijos pequeños como es mi caso. La inocencia como tradición es muy bonita. Y luego viene la magia. Y cada uno reaccionará de una manera; los míos se inventan argumentos que justifican el porqué de cada regalo recibido, en vez del que escribieron en la carta. Son momentos maravillosos para los cuatro. Mágicos.

Cuando sales a la calle a media mañana, te encuentras con muchos niños con sus juguetes bajo el brazo o entrando en casa de sus abuelos a ver "qué les han dejado los Reyes allí".

El año pasado me di cuenta de que los niños viven ese día como un sueño... mi hijo pequeño no recordaba apenas ni los juguetes recibidos a media tarde, sin ser demasiada cantidad, porque había estado todo el día como en una nube. Me lo dijo él. Con otras palabras, claro está.

Ante todo, es una tradición muy bonita, que, aunque el Papá Noel inventado por la Coca-cola, gana adeptos por aquello de que tienen más días para jugar con los juguetes, nunca ha sido lo mismo. Al menos en mi casa, cuando yo tenía la edad de mis hijos.

Esta noche tienen que irse pronto a la cama... intentarán dormirse lo antes posible... y mañana de buena mañana, mucho antes de salir el sol, ya estarán llamándonos nuestros pequeños a la mami y al papi para decirnos lo que han dejado los Reyes...

¡Felices y muchos regalos para todos vosotros... y no hace falta que sean materiales... en absoluto!

0 comentarios :

Publicar un comentario